Para panaderos chaqueños “es una locura” hablar del kilo a 100 pesos

En declaraciones a CIUDAD TV, el presidente del Centro de Industriales Panaderos del Chaco, Diego Ballesta, dijo que el costo de elaboración supera los 50 pesos pero que “es una locura” hablar de que llegaría a $100. “A la gente no hay que asustarla”, afirmó. Además, aseguró que, a pesar de la crisis, no hubo pérdida de fuentes laborales en el sector

El presidente del Centro de Industriales Panaderos del Chaco, Diego Ballesta, descartó de plano que el kilo de pan llegue a costar 100 pesos en las panaderías de la provincia del Chaco. Además, destacó que pese a la crisis económica que jaquea a la Argentina, no se perdieron puestos de trabajo en el sector.

Ballesta describió que una bolsa de harina de 50 kilos oscila, actualmente, entre los 900 y los mil pesos. En ese sentido, sostuvo que cada kilo de pan ya lleva 20 pesos de costo en harina, sumando la mano de obra, las leyes sociales para la elaboración y otros rubros, estaría arriba de los 50 pesos. “De ahí a llegar a 100 pesos es una locura. A la gente no hay que asustarla. Si le decís 100 pesos es como que la estás asustando, porque acá en el Chaco son muy pocas las panaderías que pasan de 70 pesos el kilo”, reflexionó. “No quiere decir que el pan no va a aumentar, pero no es lo significativo que había venido siempre”, pidió.

Con respecto a la situación del sector, el titular del Centro de Industriales Panaderos del Chaco aseguró que “alguna pequeña reducción hubo, pero los molinos dicen que no han disminuido la venta de harina”. “En los últimos años han abierto nuevas panaderías, entonces la venta del pan se ha compartido con nuevos emprendimientos de manera tal que si no hay un incremento grande del consumo muchas panaderías van a sentir la disminución de la venta de pan, bizcochos, facturas y otros productos”. Además, rescató que “no han habido pérdidas de puestos de trabajo porque hay una suerte de comprensión entre el empresario panadero con sus empleados. La panadería es una micropyme familiar, donde además de los familiares hay empleados de muchos años que pasan a formar parte de la familia. Nos conocemos todos y sabemos la realidad de todos, todos aprenden a sufrirla, desde el patrón hasta el último empleado saben que estamos pasando un momento difícil y todos hacen el esfuerzo”.

Compartir