Reprimieron una protesta de presos en el Santa Inés: hay heridos, entre ellos un joven que pasaba por la vereda

Una protesta de presos que están alojados en la comisaría sexta del barrio Santa Inés, en Resistencia, fue reprimida a postazos de goma durante la tarde de este martes. Afuera de la comisaría, también hubo represión policial que dejó como saldo varias personas heridas, entre ellos un joven de 15 años que circunstancialmente cruzaba por la vereda con su padre y sus hermanos.

Imagen del momento posterior a la represión.

La tranquila tarde de feriado de este martes se vio interrumpida abruptamente, luego de que policías de la comisaría sexta del barrio Santa Inés reprimieran con postazos de goma una protesta de presos.

Fue luego de que los detenidos comenzaran un motín en solidaridad con la familiar de uno de ellos quien fue apresada luego de que detectaran la presencia de droga en una de las viandas que traía para uno de los presos. Hubo quema de sábanas y colchones los cuales pudieron ser sofocados por bomberos de la policía.

Sin embargo, la represión no sólo fue adentro de la comisaría. Afuera, los familiares de los presos pedían información sobre la salud de sus parientes y, en un momento dado, algunos de ellos comenzaron a arrojar piedras hacia la unidad policial.

Esta agresión fue respondida con una agresión superior: los uniformados realizaron varias detonaciones con postas de goma las cuales provocaron al menos cinco heridos leves que sufrieron heridas en piernas, espalda y cuello.

Entre los agredidos, está un joven de 15 años, vecino del barrio, quien circunstancialmente pasaba por la vereda junto a sus hermanos y su papá.

Pablo Benítez es el papá del joven herido. Tras radicar la denuncia por lo ocurrido, relató que, como todas las tardes, fue a buscar su auto que deja estacionado frente a la comisaría cuando de un momento a otro comenzaron a escucharse disparos.

“Venía caminando con mis hijos de 15, 14 y dos años y me encuentro con la balacera de la policía que tiraba desde la comisaría hacia la gente y uno de esos impactos le da en el cuello a mi hijo”, relató a CHACO DIA POR DIA, al tiempo que su hijo mostraba la marca que le dejó uno de los perdigones de goma.

“Esto es una locura. No puede ser. Es ir en contra de la gente. Hacia dónde vamos”, se preguntó, indignado. En el lugar, estuvo presente el abogado de la Secretaría de Derechos Humanos, Kevin Nielsen.

Compartir