Nació un tapir en cautiverio en el Complejo Ecológico de Sáenz Peña

El pasado miércoles 27, nació una cría hembra que pasa a engrosar la numerosa familia de estos mamíferos que llegan a un total de 18. Cabe destacar que este animal salvaje esta considerado como una de las tantas especies que están en riesgo de extinción.

La nueva cría de tapir junto a su madre.

Se pudo saber, además, que este nuevo nacimiento del tapir hembra, tiene la característica especial de ser la primera cría de la tercera generación de ejemplares nacidos en el Complejo Ecológico, según indicaron desde el lugar.

Por lo que desde el Complejo de la Ciudad Termal se trabaja en la conservación de esta y otras más, que son autóctonas de la zoogeografía regional.

“Este ejemplar es una hembra y esta al cuidado de la madre que es primeriza y esto es importante para la estimulación de la especie y que reciba asimismo la enseñanza biológica porque está en un ambiente muy lindo y a pesar de estar en cautiverio viven bien en el sentido de espacio y tiempo”, dijo el Director del Complejo Ecológico, Jorge García.

En el Complejo Ecológico de Presidencia Roque Sáenz Peña, el plantel de tapires está compuesto por 18 ejemplares (nueve hembras y nueve machos) la mayoría de ellos nacidos en cautiverio. Esta especie se reproduce de manera sostenida desde hace años, y en la actualidad se evalúa la reintroducción en áreas protegidas, en trabajos que se llevan adelante con Parques Nacionales.

Características
Es el mayor de los mamíferos terrestres sudamericanos, con un peso de hasta 300 kilos. El cuerpo es macizo, las patas cortas y la cabeza grande, terminada en una pequeña prosbosis. Su distribución comprende desde Colombia y Venezuela hasta el norte de Argentina. En nuestro país, ocupa las provincias de Salta, Jujuy, Chaco, Formosa, Santiago y Misiones.

El tapir es una especie de hábitos acuáticos, frecuenta márgenes de ríos y lagunas, donde come hierbas, hojas, brotes y frutos. Esta especie está categorizada como vulnerable, y a nivel internacional, está incluido en el Apéndice II de CITES. Sufre una importante modificación de su hábitat y una importante presión de caza.

VIALa Red Noticias
Compartir