Echaron al cocinero del Perrando por utilizar la cocina para servicios de catering

Se trata de Oscar Quintana, quien se desempeñaba como jefe de cocina del hospital. Fue denunciado en octubre de 2017 por la directora del nosocomio, Andrea Mayol, tras el hallazgo de unas 20 mil viandas en dicho sector que tenían como destino el 32º Encuentro Nacional de Mujeres. Dichas viandas habían sido abonadas por el gobierno nacional a una empresa privada.

Echaron al cocinero del hospital Perrando por utilizar la cocina para servicios de catering privado.

A través de un decreto, firmado el jueves de la semana pasada por el gobernador, Domingo Peppo, se ordenó la cesantía del ahora exjefe del sector cocina del Hospital Perrando, Oscar Quintana. Fue tras comprobarse que utilizaba el sector para realizar servicios de catering privado.

Esta historia se remonta al 12 de octubre de 2017, cuando la directora del Hospital Perrando, Andrea Mayol, presentó una denuncia administrativa y penal luego de que se le informara de manera anónima que en el sector de cocina del nosocomio había una gran cantidad de alimentos que tenían como destino el 32º Encuentro Nacional de Mujeres, que se desarrolló en Resistencia los días 14, 15 y 16 de octubre de ese año.

Es decir que se estaba utilizando elementos del hospital para un servicio privado el cual -según se supo después- fue abonado por el gobierno nacional a una empresa privada para que esta las confeccione y las entregue a las asistentes del encuentro feminista.

Algunos de los alimentos encontrados en el sector cocina del Hospital que tenían como destino el Encuentro Nacional de Mujeres.

En la denuncia, Mayol comentó que se entrevistó con el responsable del área, Oscar Quintana, quien negó los hechos. Sin embargo, al inspeccionar el lugar se pudo contabilizar cientos de kilos de alimentos y otros elementos que daban cuenta de que se estaban armando viandas que claramente no tenían como destino los pacientes del hospital.

Se encontró: 633 kilos de milanesas de carne y de pollo; 130 kilos de empanadas; 470 viandas de plástico armadas; 583 kilos de pan; 139 kilos de sándwiches de milanesas (todos alimentos cocidos); 20 mil sorbetes; 46 cajas de bandejas de plástico negras; 65 cajas de barras de cereal; 20 cajas de servilletas de papel; 13 cajas de sobres de sal; 37 cajas de sobres de mayonesa; 37 litros de aceite comestible del servicio, entre otros elementos. Las autoridades desconocían la procedencia de estos alimentos ya que en ningún momento fueron autorizados en el hospital.

Si bien el cocinero negó todo, la investigación sumarial fue contundente. Los testimonios recabados al personal del hospital que colaboró en la preparación de las viandas y cocción de los alimentos coincidieron en que Quintana les solicitó colaboración manifestando que tenía autorización de la Dirección del Hospital y que como debían cocinar en el horario de 21.30 a 5 posteriormente les daría franco compensatorio.

Además, manifestaron que Quintana era el único que tenía la llave del candado del lugar donde depositaron los materiales descartables, aderezos y cereales, entre otros, como así también el de la cámara frigorífica donde se almacenaban los alimentos.

En este marco, y ante el cúmulo de pruebas, se indicó finalmente que “quedó debidamente probado” que el jefe del Servicio de Alimentación del Perrando “utilizó las instalaciones del hospital con fines ajenos al servicio para la elaboración y cocción de los productos alimenticios para personas ajenas al nosocomio, comprometiendo al personal a su cargo utilizando con fines particulares sus servicios, las instalaciones y maquinarias del servicio oficial”.

De este modo, el gobernador, a través del decreto 906/19, ordenó que se aplique a Quintana la sanción expulsiva de cesantía. En cuanto a la denuncia penal, la misma fue desestimada por ser una conducta “atípica”. Es decir, que “no se encuadra en norma legal alguna”.

Algunas de las cajas encontradas con elementos para armar las viandas de comida.

Nota relacionada

Desbaratan presunto catering clandestino que funcionaba dentro del hospital Perrando

Compartir