Fugas: afirman que las Comisarías están colapsadas y que los policías no están preparados para custodiar detenidos

En el marco de la extensa saga de fugas que se dieron en comisarías chaqueñas en los últimos dos años, el jefe de Policía, Fernando Romero, reconoció que esto se da debido a que estas unidades policiales están “colapsadas” de presos. Remarcó además que los agentes no están formados para custodiar detenidos, tarea que le corresponde al Servicio Penitenciario Provincial.

Comisaría Séptima de Resistencia.

Un relevamiento realizado por CHACO DIA POR DIA determinó que, en menos de dos años, se fugaron casi 50 presos de las comisarías chaqueñas. La última fuga se produjo este lunes por la noche, cuando los detenidos Cristian Torres y César González se escaparon de la comisaría séptima de Resistencia.

En este marco, el jefe de la Policía, Fernando Romero, reconoció la gravedad de la situación y  le dijo a CIUDAD TV que esto se da por dos cuestiones puntuales: las unidades policiales están abarrotadas y los agentes no están formados para custodiar presos.

“Con respecto a las comisarías en sí, todas en su mayoría están súper pobladas de personas privadas de su libertad, casi al doble de la capacidad”, dijo Romero.

Además, señaló que la formación del empleado policial no incluye la custodia de detenidos. “El funcionario policial, como siempre lo digo, no fue formado para tratar con personas privadas de la libertad. Sí fuimos formados en lo que significa la seguridad preventiva y la seguridad compleja”, dijo.

“Por razones del servicio tenemos que hacernos cargo de personas detenidas en nuestras comisarías, cuando una dependencia policial no debería tener un demorado por más de 24 o 48 horas”, aclaró.

“También entiendo que el Servicio Penitenciario Provincial está colapsado y por eso la demora en asignarnos cupos para nuestros detenidos”, añadió.

El jefe policial comentó en este sentido, que en el territorio provincial hay 1167 detenidos distribuidos en las comisarías de toda la provincia. De ellos, 47 son presos ya condenados.

Para Romero, la solución a corto plazo sería que el Servicio Penitenciario Provincial asigne cupos “en la medida que ellos también lo vayan teniendo”. “Y la otra es la prevención. Que no se cometa el delito y así bajar los niveles de detención y darle un poco de respiro a nuestras comisarías”, remarcó.

 

Nota relacionada

Las comisarías del Chaco son un colador: en menos de dos años, se fugaron casi 50 presos

Compartir