El 3 de abril se conocerá la sentencia por el caso del niño que murió tras ser atropellado por un conductor ebrio

Los alegatos del juicio que se sustancia en la Cámara en lo Criminal Nº 3 de Resistencia concluyeron el 12 de marzo pasado. El representante del Ministerio Público Fiscal pidió la máxima pena prevista para la figura de homicidio culposo agravado. Los padres del niño Juan Vera se reunieron con el fiscal Sergio Cáceres Olivera quien ratificó el apoyo de la fiscalía.

El fiscal Cáceres Olivera se reunió con los padres del niño Juan Vera.

El juicio que se sustancia en la Cámara en lo Criminal Nº3 contra Ricardo Aquino, por atropellar y matar a Juan Vera, de 10 años, entró en su etapa final.

Es que el 12 de marzo pasado, concluyeron los alegatos en la Cámara en lo Criminal Nº3 de Resistencia, que preside la Jueza, Virginia Ise.

El representante del Ministerio Público Fiscal, Sergio Cáceres Olivera, pidió la máxima pena prevista para la figura de homicidio culposo agravado contra el imputado de 36 años. La lectura de sentencia será el 3 de abril al mediodía.

Previo a eso, los padres de la víctima se reunieron con el fiscal Cáceres Olivera quien ratificó el apoyo de la fiscalía.

“La fiscalía entiende que estamos ante un caso grave donde un niño perdió la vida en manos de un homicida al volante y en ese sentido brindamos nuestro acompañamiento y compromiso desde el Ministerio Público Fiscal a los padres de solicitar se aplique todo el rigor de la ley en este caso”, dijo Cáceres Olivera.

La camioneta en la que circulaba Ricardo Aquino cuando atropelló y mató a Juan Vera.

Cabe recordar que el hecho se produjo el 3 de junio -un domingo por la mañana- en avenida Edison y calle 28, en la zona sur de Resistencia. El niño, que se movilizaba en su bicicleta, murió  tras ser embestido por una camioneta cuyo conductor estaba totalmente ebrio. Según el fiscal, Aquino iba a alta velocidad y luego de chocar al pequeño, lo abandonó y se dio a la fuga.

El conductor de la camioneta Citroën Berlingo fue observado por testigos que pudieron registrar el dominio del vehículo. Con esos datos, la policía detectó la camioneta estacionada en Algarrobo y Carlos Hardy, en Barranqueras.

Aquino fue sometido a la prueba de detección de sangre en alcohol y según comprobaron peritos de Medicina Legal, poseía 2,52 gr/lt: cinco veces más del máximo permitido para conducir.

Compartir