Cáceres Olivera: “Juan David perdió la vida por este asesino al volante”

El Fiscal de la Cámara Tercera en lo Criminal, se mostró conmovido ante CIUDAD TV por este grave hecho ocurrido el año pasado, uno de los primeros que llega a debate después de la reforma del Código Penal. Explicó sobre el agravante por homicidio culposo, y que “hoy tenemos una familia destrozada”.

Sergio Cáceres Olivera, el fiscal confirmado en la causa por ASI

El hecho tuvo lugar el 3 de junio de 2018 en avenida Edison y calle 28, cuando Ricardo Aquino, con 2,52 de alcohol en sangre y al volante de una camioneta, atropelló a Juan David Vera, de 10 años, que circulaba en bicicleta, dándose a la fuga. El niño, falleció como consecuencia de las heridas recibidas.

“Estamos hablando de uno de los primeros casos en que se llega a debate, después de la reforma del Código Penal, que establece un agravante en el homicidio culposo”, comenzó explicando el Fiscal Sergio Cáceres Olivera.

Sobre el hecho, reflejó que “una de las características es que el conductor tenía alcohol en sangre por encima de lo permitido, y circulaba excedido en el límite de velocidad en 30 kilómetros como mínimo”; y que el agravante se aplica, “cuando se da a la fuga o no auxilia a la víctima”.

Explicó que “Juan David, que tenía 10 años al momento del accidente, falleció como consecuencia de ser embestido por esta persona que lo impactó a gran velocidad y se dio a la fuga”; agregando que “gracias a los vecinos, conmocionados por ver al niño agonizando en la calle, lo siguieron a este individuo hasta llegar a su domicilio donde se tomó su patente”.

Luego, resumió, “se pudo determinar que efectivamente había colisionado al menor con su vehículo, como el alto grado de aliento etílico y donde los exámenes dieron que tenía 2,52 de alcohol en sangre”. Como consecuencia de la actitud incalificable del sujeto, el funcionario judicial sostuvo que, “hoy tenemos una familia destrozada, el niño iba a cumplir dentro de poco 11 años y perdió la vida por este asesino al volante”.

Reiteró que “recibimos a la familia y le transmitimos el acompañamiento. Sabemos que la pena, por más alta que sea, no le va a devolver a su hijo, pero estamos esperanzados de que la misma va a ser ejemplar. Pedimos la máxima, que es de 6 años de prisión y 10 de inhabilitación”. Aclarando que, “como integrantes de la Justicia solo podemos pedir que se aplique la ley, y no cuestionar las penas que impone”.

Insistió en que Ricardo Aquino, “luego del impacto se dio a la fuga, no socorrió al menor. Creemos que corresponde un agravante porque cualquier persona de bien se queda a socorrer a la víctima”, finalizó, para este caso donde la lectura de sentencia será el 3 de abril próximo a las 12 horas.

 

 

Compartir