María de las Mercedes Pereyra: “No se puede cuestionar a un juez por el contenido de sus decisiones”

La Jueza de Garantías se refirió a la actuación iniciada en su contra ante el Consejo de la Magistratura y defendió su accionar afirmando que siempre mantuvo su “imparcialidad, honestidad e independencia de criterio”. También habló sobre su pedido de “investigación jurisdiccional” contra el Procurador Canteros, y opinó sobre los “motochorros”, cuya actividad calificó como “un simple arrebato, situación que cambia cuando pasan consecuencias más graves, como lesiones o muerte.

María de las Mercedes Pereyra, jueza de Garantías 1.

“Nosotros tenemos que ser el tercero imparcial. El que investiga es el Fiscal y el imputado tiene que tener su derecho a defenderse. Cuando el Fiscal produce la disconformidad del imputado, vienen al Juez de Garantías para ver quién de los dos tiene la razón. Aunque no solamente miramos la situación del imputado, sino también la de la víctima que ha sufrido un delito”, definió en primer término la jueza Pereyra en lo que hace a su función dentro de la Justicia.

Y agregó que su accionar, “difiere del Juez de Instrucción, que mantiene algunas facultades que nosotros hemos perdidos. Puede producir pruebas en camino. Pero no todo se refiere a las audiencias de oposición, tenemos muchas funciones más”.

Luego habló sobre la modalidad delictiva conocida popularmente como “motochorro”, a la que definió diciendo que “es en realidad un arrebato, nada más, porque objetivamente esa es la acción de sacarle la cartera o lo que tenga la persona, con un descuido total sobre la vida”; aclarando que “cuando pasan consecuencias más graves, el delito cambia”.

Sobre el particular y hablando de la liberación de estas personas que delinquen en moto, mencionó que “nuestro código tiene una parte, en la prisión preventiva, sobre la reiteración delictiva. Hay personas que tienen varias causas en trámite, aunque no tengan condena. Eso habilita a dejarlos en privación de libertad mientras dura el proceso”; pero hay veces que cuando son liberados, “nosotros le estamos devolviendo a la sociedad un elemento que resulta ser perjudicial. Es lo que hay que tratar de evitar”.

En cuando a la definición de “puertas giratorias” en la justicia, la jueza María de las Merecedes Pereya aseguró que “es una expresión de la gente de desagrado, porque la persona que cometió un delito ingresa a la Fiscalía, declara y sale. La verdad es que se evalúa con mucho cuidado esta situación, porque la privación de libertad puede ser un abuso”; pero también pidió tener en cuenta que, “el hecho de que recupere la libertad no significa que ahí terminó la cosa; porque se van a seguir reuniendo pruebas, las pericias y se va a llegar al juicio. La gente cree que cuando recuperó la libertad se terminó la cuestión, y no es así”.

A su criterio, “la privación de la libertad significa la pérdida del trabajo y en muchos casos de la familia. No es un beneficio que le hacemos a la persona. Es una situación bastante delicada”.

La magistrada también se refierió sobre el sistema de justicia en el Chaco, asegurando que “a mi criterio es una justicia transparente. En la gran mayoría de los casos el ciudadano se va conforme, porque trabajamos con responsabilidad y honestidad. Estamos de cara a la gente, brindamos un servicio de justicia”.

Pereyra ratificó su presentación en contra del Procurador Canteros, aclarando que “la investigación jurisdiccional es la posibilidad de investigar a un funcionario que tiene fueros”, y dado que “los que tienen que investigar son los Fiscales que están a cargo de Canteros”, por esa razón “incentivé la investigación jurisdiccional. Está dentro de mis facultades y obligaciones como funcionaria, magistrada y ciudadana. Y merece una respuesta conforme a derecho”.

Obviamente tuvo definiciones sobre la denuncia que fue presentada en su contra, la que “ya tiene una decisión del STJ, y facultaron para que se formalice ante el Consejo de la Magistratura. La verdad es que nadie me notificó nada, si se presentó o no. Supongo que me correrán traslado a los efectos que corresponda”.

Dijo que “esta presentación no es fidedigna en cuanto a su objeto. Hasta los mismos fiscales dicen que no hicieron denuncia sino informes, me lo reservo para el Consejo de la Magistratura”, no obstante lo cual igualmente aseguró que “el motivo no corresponde”. No se puede cuestionar a un juez por el contenido de sus decisiones. Son cosa juzgada. No se puede volver sobre esas decisiones. El juez tiene que tener independencia de criterio e imparcialidad para resolver”.

Abundó en detalles, acotando que “tampoco estamos sometidos a las decisiones de los Tribunales de Alzada. No tienen una facultad obligatoria sobre nosotros. Pretender que adecúe mis decisiones al criterio de un Tribunal superior es atentar contra la independencia del Poder Judicial”, remarcó. Y puso como ejemplo que “nuestra Cámara de Apelaciones tiene la posibilidad de resolver las cosas de manera unipersonal y cada juez puede tener su propio criterio”, con lo cual, “cabe la posibilidad de que existan muchos criterios diferentes”.

La jueza de Garantías además aseguró que, “siempre mantuve mi imparcialidad, honestidad e independencia de criterio. Hay miles de casos en los que la Cámara confirmó lo que yo hice. Están mirando la mitad del vaso. Siempre trato de que ese servicio de justicia sea de excelencia, brindando todo ese esfuerzo para la comunidad”.

Reiteró que “lo que quiero es que vaya al Consejo de la Magistratura para que vean de qué se trata. Todos saben que no se puede cuestionar a un juez por el contenido de sus decisiones, por lo que los consejeros puedan evaluar el estado de esa situación”.

 

 

Compartir