En lo que va de 2019 los alimentos subieron más del 10% en la provincia

El Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana –ISEPSI Chaco- presentó el índice barrial de precios con los datos del mes de febrero. “El dato más preocupante es el acumulado 2019, medimos los incrementos de los productos desde diciembre del año pasado a febrero de este año y los aumentos ya son del 10,09%, esto nos da una proyección a futuro”, informó Patricia Lezcano, su directora.

Canasta Básica Alimentaria.

“En el caso de la carne viene hace dos meses con fuertes incrementos, de diciembre a febrero subió un 16.94%, la paleta -30,77%-, el hígado -20,00%-, la carnaza 27,78%, el pescado -18,18%- y la carne picada -15,38- son quienes muestran más aumentos”, precisó Lezcano.

En el rubro verdulería la variación fue del 8.92%, específicamente la cebolla -13,64%, el zapallo -20,00%-, la zanahoria -20,00%-, la lechuga -33%- y la batata -16,67%-, fueron los productos con mayores incrementos. Y en el rubro almacén observamos una variación del 6,26%; en donde la polenta -16,67%-, la leche -15,63%-, el caldo -30,95%-, y la lenteja -12%- “presentan mayores subas en sus precios”, precisó Lezcano.

 

“Si vemos los precios de los alimentos en febrero del año pasado con los de este año del mismo mes, hay una variación interanual de la canasta básica alimentaria de un 55.88%. Por otra parte, la canasta básica total aumentó un 55,26%”.

Mencionó, por ejemplo, que “en febrero del 2018 una familia de cuatro integrantes necesitaba $15,351 para no estar bajo la línea de pobreza y llegar a cubrir lo básico de productos y servicios. Este año en febrero la misma familia necesitó $23.835”.

Sostuvo que para cubrir solo lo que refiere a alimentos básicos, en febrero del año pasado se necesitaba $6,116; mientras que en este año, en febrero una familia necesitó $9,534 “para no estar bajo la línea de indigencia y llegar a alimentarse con lo justo y necesario”.

“Evidentemente la suba de alimentos perjudica la alimentación de las familias. Sobre todo, de los sectores más vulnerables que les cuesta acceder a los productos esenciales para la alimentación. Los rubros que más aumentaron, si hablamos de la variación interanual: son las carnes, un 62.83%, y las verduras, en un 37,25%.”, explica.

“Las subas que se dan en los alimentos no se comparan con los incrementos en las asignaciones familiares, las jubilaciones y salarios, que son mínimas. El poder adquisitivo de las familias es cada vez peor. Además, el combustible, las tarifas y servicios van a seguir aumentando y esto se seguirá trasladando a la suba de alimentos”, finaliza.

Compartir