Charole: “Sigue el desmonte en El Impenetrable a pesar del decreto del gobernador”

La diputada provincial, Andrea Charole, presidente de la comisión de Recursos Naturales de la Legislatura, manifestó su, "enérgico repudio ante el desmonte de bosques de nuestro Impenetrable Chaqueño, a pesar del decreto provincial N°298/19 que suspendió la actualización del ordenamiento territorial hasta tanto se evalúen observaciones sobre el tema".

La legisladora provincial ratificó la continuidad de desmontes en El Impenetrable.

La legisladora justicialista, solicitó, “de forma urgente a nuestro gobernador, que haga cumplimiento efectivo de su decisión. Si bien existen controles, muchos de los empresarios siguen con las topadoras derribando árboles y los camiones transportando madera evadiendo a los mismos, trasladando la materia prima a diferentes destinos”.

Charole a fines de diciembre 2018, presentó un proyecto de resolución, el Nº6744/2018, que solicitaba un informe a la Dirección de Bosques, que depende de la Subsecretaría de Recursos Naturales, “por los desmontes ilegales que se siguen produciendo en las áreas de bosques protegidos por Ley N°25.675”.

“Nos encontramos ante una situación de extrema gravedad en relación a los nuestros bosques nativos, habida cuenta de lo que representa para la población, que además del aporte de oxígeno, está la amortiguación de las inundaciones. Es resguardo y, sobre todo, el sustento de las comunidades y la protección de biodiversidad que ya fue explicado hasta el cansancio”, argumentó.

Agregando que, “es necesario e indispensable destacar que al bosque nativo de nuestro Gran Chaco se lo viene desvastando en forma indiscriminada”. “Es evidente que algo no funciona a pesar de todas las leyes en materia de recursos naturales, porque la ley no se cumple o se cumple deficientemente”, sostuvo la diputada.

Explicando que “el ordenamiento territorial que establece la Ley de Bosques en cada provincia, dice que debe regular sus zonas rojas, amarillas y verdes. Sin embargo en 2016, el 50 % de esos desmontes se produjo en las zonas rojas y amarillas; dándose dos situaciones: el desmonte ilegal y las autorizaciones para establecer sistemas silvopastoriles intensivos”.

“Esto es gravísimo, ya que la superficie desmontada siguió sin respetar las zonas, que claramente indica el peligro en cada zona, sin embargo las topadoras siguen a todo a vapor”, subrayó Andrea Charole.

Compartir