Lavado II: el empresario Alejandro Fischer habló desde la cárcel y pidió que le otorguen la prisión domiciliaria

El exdirector de la empresa PIMP SA procesado por lavado de activos, Alejandro Fischer, habló con una radio local desde el penal de Ezeiza. Reiteró su inocencia y pidió a la Jueza, Zunilda Niremperger que le otorgue la prisión domiciliaria. Dijo que según los médicos que lo están tratando, el cáncer de garganta por el cual fue operado recientemente requiere atravesar su post operatorio en otro lugar distinto de una cárcel. “Al no darme este beneficio, me está dictando una sentencia de muerte”, exclamó.

El abogado Fischer al llegar al Juzgado Federal.

Alejandro Fischer, exdirector de la empresa PIMP SA y procesado por lavado de activos en la causa que involucra, entre otros, a la diputada nacional por Cambiemos, Aída Ayala, fue operado por un cáncer de garganta a mediados de enero en el Hospital Italiano.

Tras la intervención quirúrgica, su defensa presentó ante el Juzgado Federal Nº 1 de Resistencia un pedido para que se le otorgue el beneficio de la prisión domiciliaria por cuestiones de salud, pero hasta el momento no le fue concedido.

A un mes de ese pedido, el empresario rompió el silencio. En declaraciones a La Radio 104.7, y desde la Unidad 31 del penal de Ezeiza, Fischer confirmó este miércoles que dependiendo de los análisis que se haga en los próximos días, dependerá si su tratamiento se intensifica, con intervenciones más invasivas o si por el contrario la enfermedad ya se encuentra en retroceso. De todos modos, aseguró que, de acuerdo a los informes médicos, tiene que estar en su casa y no en una cárcel.

“Esta decisión de la jueza está afectando la enfermedad que tengo, está poniendo en riesgo mi vida y la destrucción de mi familia. De persistir con esta actitud la señora jueza, de ocultar y hacer caso omiso a los informes médicos enviados a su juzgado, está dictando una sentencia de muerte dejando sin familia a mis dos amores, mis hijos de 5 y 7 años y a mi esposa, Fátima”, afirmó.

“Yo estoy abierto a las investigaciones de la Justicia. Soy un hombre del derecho. Creo en la Justicia pero no creo en la objetividad de esta jueza”, señaló Fischer. “Fui operado el 14 de enero de dos tumores en la garganta. Hicieron unas biopsias y el 23 de enero me diagnosticaron cáncer. Ese mismo día se envió un informe médico y en ese informe dice claramente que en el lugar donde me encuentro no puedo transitar un post operatorio ni tampoco mi enfermedad. Ese informe no fue agregado a la causa. La jueza ocultó ese informe”, aseveró.

“La jueza tiene muchas medidas de morigeración para que yo pueda hacer este tratamiento. Lo que yo no creo es que ella lo esté contemplando por las actitudes que está tomando. Quiero pedirle a la jueza que reflexiones porque es un derecho a la vida”, señaló el empresario.

Fischer, ex apoderado de la Fundación Construir –una “usina de ideas” del radicalismo local- y jefe de campaña de la actual diputada nacional por Cambiemos, Aída Ayala, se encuentra detenido desde el 20 de marzo de 2018 y procesado por el presunto delito de lavado de activos agravado por habitualidad en el marco de la causa conocida como Lavado II en la que se investiga el desvío de fondos municipales orientados a empresas de personas allegadas a Ayala, quién también se encuentra procesada como presunta jefa de la banda.

Compartir