Continúa la búsqueda de desaparecidos: el Equipo de Antropología Forense realizó excavaciones en la Isla Soto

Como parte de las acciones de búsqueda de desaparecidos de la última dictadura cívico-militar, la semana pasada el Equipo Argentino de Antropología Forense realizo tareas de excavación en la isla Soto, ubicada sobre la costa del río Paraná en la provincia del Chaco, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Resistencia.

Excavaciones en la Isla Soto. (Foto de archivo)

La medida fue ordenada por la jueza federal de Resistencia, Zunilda Niremperger, por pedido de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal, en base a un trabajo de investigación de campo realizada por la Unidad de Búsqueda del Destino Final de Personas desaparecidas de la Secretaría de Derechos Humanos, que recogió el testimonio de pescadores de la zona, dando registro de cuerpos aparecidos en el río Paraná en los años 1976 y 1977 y de tumbas N.N.

El operativo de búsqueda demandó un trabajo previo de la Dirección de Vialidad de la Provincia del Chaco que en una semana debió abrir un camino de 5 kilómetros y luego el trabajo de exploración del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) buscando movimientos del suelo, lo que demandó otros tres días de excavación con la técnica de trincheras realizada por una retroexcavadora supervisada por arqueólogos en una superficie de 280 m2.

Estuvieron presentes familiares de víctimas de la Masacre de Margarita Belén, como Gustavo y Cristela Piérola, hermanos de Fernando, y Dafne Zamudio, del Programa de Acompañamiento a Testigos, e hija de Carlos Zamudio.

No obstante, la búsqueda no arrojó resultados positivos encontrándose con obstáculos como la dinámica del ecosistema por las sucesivas crecientes producidas durante 40 años y el monte y sus cambios naturales.

“Esta búsqueda no es sólo para encontrar a nuestros hermanos desaparecidos y restituirlos a sus familias para que tengan su debido derecho al duelo, esta búsqueda es también para aportar a la historia de este país y dar dignidad a la lucha de cada persona que dio la vida por un país más justo. Desde nuestro lugar seguiremos buscando y trabajando incansablemente en los procesos de Memoria, Verdad y Justicia”, aseguró el secretario de Derechos Humanos del Chaco, Juan Carlos Goya.

Continúa la búsqueda de cuerpos de desaparecidos

Las identificaciones ya concretadas del EAAF

En la provincia del Chaco, entre los años 2005 y 2010, fueron encontrados en el Cementerio de San Francisco Solano los restos óseos de Alcides Bosch, Ema Cabral y Lucho Díaz, los que fueron identificados y restituidos a sus familiares. Más recientemente, se hallaron los restos de Luis “Bocha” Pereyra (2014) y Carlos Enrique Tereszecuk (2018) quienes estaban enterrados como NN en el Cementerio de la localidad de Empedrado (Corrientes), lo que fortaleció la reconstrucción del río Paraná como destino final producido por embarcaciones de la muerte. Además, la encomiable labor del EAAF permitió que sea presentado en el juicio un estudio minucioso de las heridas de disparo de armas de guerra, que permitieron esclarecer que se trató de fusilamientos a mansalva.

Por último, debe apuntarse que se continú0a buscando a los desaparecidos de la Masacre de Margarita Belén: Fernando Piérola, Roberto Yedro, Reynaldo Zapata Soñe, Juan Carlos Fernández, Delicia González, Raúl Caire; del Centro Clandestino de la Brigada de Investigaciones como los militantes del PRT: los matrimonios Sara Fulvia Ayala – Pedro Morel y Enzo Lauroni- Mónica Judith Almirón, además de Abel Arce y Horacio Oviedo, y también detenidos desaparecidos de Ligas Agrarias como Carlos Héctor Orianski, Secundino Taco Vallejos, Rogelio Vocouber, Luis Fleitas, Armando Molinas y Juan Bautista Britez, entre otros.

Otra de las tareas de búsqueda se realizó en el Cementerio de Resistencia con distintas excavaciones en el año 2017, como así también el trabajo con georadar en una chacra de Puerto Tirol y las excavaciones de trincheras en las inmediaciones del Arroyo Guaicurú, muy cerca de donde se perpetró la Masacre de Margarita Belén, quedando pendientes otras medidas de exploración en diversos lugares señalados por testigos.

Compartir