Carlos Paz: La temporada estudiantil encendió todas las alarmas

A diferencia de los últimos años, esta temporada estudiantil no será un salvavidas para nadie. El clima que impera es de incertidumbre, las tarifas quedaron desfasadas, los egresados pagaron sus viajes y los empresarios carlospacenses sostienen que apenas podrán hacer frente a los gastos.

Contingente de estudiantes.

Los empresarios hoteleros, gastronómicos y turísticos de Carlos Paz vendieron cientos de paquetes ajustados a un dólar que luego subió a $40 y tienen más preguntas que respuestas. Sin embargo, la caída de la venta de pasajes al exterior y lo inaccesible que se volvieron los destinos del Caribe y Brasil para la sociedad argentina, alimentan la expectativa de cara al verano.

Advertisement

Si bien se estima que el afluente de estudiantes marcaría un récord, la estudiantil no será lo que era. Del optimismo que mostraban los operadores turísticos en abril, apenas quedó un recuerdo. El clima que impera es de incertidumbre, las tarifas quedaron desfasadas, los egresados pagaron sus viajes y los empresarios carlospacenses sostienen que apenas podrán hacer frente a los gastos.

“Vamos a estar llenos de egresados, eso es una realidad. Bariloche está caro, Brasil es imposible y eso nos posiciona como el destino nacional más accesible; pero hemos vendido barato y ahora con la escapada que tuvo el dólar, no cierran los números”, reconoció el dueño de un hotel a El Diario.

“Estamos realmente preocupados, porque en estas condiciones, a muchos le convendría tener sus hoteles cerrados. Vendimos comidas a un precio que ya no existe más y la diferencia de costos la vamos a tener que absorber nosotros, y lo mismo con los costos de tener un hotel funcionando a pleno y lo que tendremos que pagar de luz y gas”, reflexionó un empresario del centro.

En tanto, la propietaria de un restaurante que suele trabajar con contingentes, precisó: “Yo no creo que sea mala la temporada estudiantil, porque todo hace presumir que vamos a tener un gran afluente y quizás sea superior al año pasado. Pero lo cierto es que tampoco será un salvavidas para nadie”.

El impacto de la suba del dólar pegó fuerte en la industria turística y las agencias de viajes también atraviesan un mal momento. Hubo muchos agentes de la ciudad que reconocieron que vendieron pasajes con un dólar a menos de $30 y ahora deberán pagarlos con una cotización que ronda los $40.

Advertisement