“Asistimos a un profundo deterioro de las más elementales garantías constitucionales”

Lo denunció la legisladora chaqueña, María Inés Pilatti Vergara, durante su participación en el Segundo Foro Euroasiático de Mujeres realizado en Rusia. También alertó que el actual gobierno nacional es un “un depredador de derechos de las clases sociales vulnerables”. El reclamo por la degradación de la Justicia en Argentina llegó a manos de Vladimir Putin.

Serra, Mendoza y Pilatti Vergara en el Segundo Foro Euroasiático de Mujeres.

La senadora por Chaco participó, junto a las diputadas nacionales Mayra Mendoza y Magdalena Sierra, del Segundo Foro Euroasiático de Mujeres realizado en San Petersburgo (Rusia), donde plantearon frente a mujeres parlamentarias, representantes del Poder Ejecutivo, organizaciones internacionales, empresas y negocios, los “enfoques discrecionales” de la Justicia argentina y la crisis del Estado de Derecho, con la persecución judicial a Cristina Fernández de Kirchner como expresión más burda del Lawfare o “Guerra Jurídica”.

Advertisement

En esta línea la legisladora fue contundente al afirmar que la República Argentina vive hoy uno de los momentos más aciagos para el Estado de Derecho desde el retorno a la vida democrática.

“Asistimos a un profundo deterioro de las más elementales garantías constitucionales. Un sector del Poder Judicial, de los medios dominantes de comunicación, los servicios de inteligencia y el Gobierno nacional, operan en conjunto para exterminar políticamente a quiénes se oponen a sus intereses corporativos espurios”, remarcó Pilatti Vergara .

“Ésta ‘Guerra Jurídica’, conocida como Lawfare, tiene precedentes en toda la región latinoamericana desde Paraguay con el montado “juicio político” a Fernando Lugo, la destitución de Dilma, la proscripción de Lula y el pedido de prisión a Correa en Ecuador. Esta secuencia tiene su correlato en Argentina con la atroz campaña de estigmatizaron, linchamiento mediatico y persecución judicial emprendida contra Cristina Kirchner”, agregó.

“El Lawfare imperante es una versión S XXI del Plan Cóndor. En el original se torturaba, se asesinaba, se desaparecía a las y los opositores, hoy la persecución es institucional, política y judicial, apuntando a su silenciamiento y su inhabilitación política. Criminalizan, persiguen y encarcelan a dirigentes políticos, sindicales y sociales que expresan resistencia a este gobierno depredador de derechos”, sentenció.

“Ahí tenemos los casos de Fernando Esteche, Milagro Sala, Facundo Jones Huala, más recientemente el caso de Juan Grabois. Persecución y aleccionamiento para líderes políticos y sindicales, represión, allanamientos, prisión preventiva, desafueros, embargos y toda la artillería puesta para que ellos la usen como quieran, contra quién quieran sin miramientos, constituciones, ni derechos humanos. Hoy mismo apartaron a los jueces Enrique Arias Gibert y Néstor Miguel Rodríguez, por haber fallado a favor de los trabajadores de Télam…siguen desbordados”, denunció.

En el mismo sentido la senadora aseguró que, “la degradación de la justicia es evidente, vista gorda a Panamá Papers, sobreseimiento a medida en las escuchas ilegales, los fondos de la fundación SuMa que resultan ‘nobles, claros y de orígenes justificables’, las transferencias del Lavajato, la compra de dólar futuro; todo ese muestrario de causas desestimadas inmediatamente mientras del otro lado el hostigamiento judicial no cesa, desde la intervención del PJ hasta el combo de detenciones arbitrarias”.

“Hoy la presunción de inocencia se toma vacaciones, la seguridad jurídica se extravió en Comodoro Py, el forum shopping impone jueces, causas, guiones, de la mayoría automática de la Corte Menemista a los jueces por decreto; mientras tanto los derechos y garantías consagrados constitucionalmente caen en saco roto, se vulneran en la justicia” advirtió la senadora nacional.

Advertisement
Compartir