Fallo judicial ordena al InSSSeP contemplar a la natación como tratamiento de rehabilitación

Es en el caso del hijo de un afiliado que padece una patología que lo obliga a utilizar una prótesis y, además, a realizar un tratamiento de rehabilitación a través de la natación. Se trata de una acción de amparo que ordena a la obra social provincial cubrir el tratamiento pese a no estar contemplado en nomenclador de prestaciones.

Foto: ilustración

El juez civil y comercial N° 6 de Resistencia, Jorge Sinkovich, hizo lugar a una acción de amparo y ordenó al InSSSeP que cubra el 100 por ciento del canon mensual de natación para la rehabilitación del hijo de un afiliado a la obra social provincial en un establecimiento de la ciudad de Resistencia. El magistrado consideró que el derecho a la salud y, además, al tratarse de un niño con discapacidad, está por encima de las coberturas mínimas que garantiza el Estado, ya que el nomenclador del InSSSeP no contempla a la actividad de la natación como prestación.

Advertisement

La sentencia, que difunde como adelanto CHACODIAPORDIA.COM, fue dictada el 19 de septiembre pasado por el titular del Juzgado Civil y Comercial N° 6 de Resistencia. Se trata del caso de un niño que fue diagnosticado de “pectus excabatum” y que por tal motivo debe recibir tratamiento de rehabilitación de clases de natación en forma conjunta con la utilización de la prótesis “campana de succión”.

Según se desprende del fallo, la primera solicitud fue presentada por la madre del niño en septiembre del año 2016 sin haber obtenido ningún tipo de respuesta por parte del Directorio del InSSSeP hasta la presentación de la medida judicial, por lo que el juez consideró que la negativa de la obra social a brindar la cobertura cercena el derecho a la salud y vulnera también el “interés superior del niño”. En ese contexto, el juez Sinkovich sostuvo que “no puede la accionada deslindar su obligación so pretexto de no encontrarse la actividad comprendida y que no haya antecedente de su petición”. “Es que se encuentra acreditado a través de las opiniones médicas especializadas sobre lo favorable de la actividad a la aflicción del menor”, fundamentó.

En ese contexto, el magistrado consideró que el niño “se encuentra amparado no solo por las leyes que regulan las prestaciones que obligatoriamente deben suministrar las obras sociales, sino que también, su protección deviene por su condición de persona y de niño con discapacidad”.

 

Advertisement
Compartir