Obra pública: “Ya no hay fichas para los PPP”, admite el Gobierno nacional

El ministro de Hacienda de la Nación presentó en el Congreso la previsión de gastos para 2019, donde proyecta una reducción nominal de 7 puntos en las partidas para obra pública, da por caído los PPP, echará mano a los fondos del FGS para pagar a jubilados, avanzará con privatizaciones y seguirán aumentando las tarifas.

Obra pública.

En un cuadro totalmente restrictivo, el ajuste que plantea la administración de Mauricio Macri – finalmente – reconoce que una de sus ‘cartas de oro’, la consecución de la obra pública a través del programa de Participación Pública Privada (PPP), no tiene futuro. Siguen sin aparece las inversiones que tanto se anunciaba y esperaba.

Advertisement

‘Sin fichas’
El gasto en obra pública a nivel general se va a reducir en un 7% en términos nominales respecto de este año, lo que implica una caída de al menos el 30% real teniendo en cuenta la inflación estimada para 2019.

Dentro de este recorte, las obras en infraestructura para el área de Educación se mantendrán sin cambios nominales (0 por ciento), que implica una caída real del 23 por ciento. La apuesta es trasladar esa responsabilidad a las provincias. “Ya no hay fichas para los PPP”, aseguran.

De hecho, en el mensaje del Presupuesto se reconoce la dificultad de la realización de obra pública y proyectos de participación público privada, pero adjudica esa situación a “la causa de los cuadernos”.

Culpa de otros
Entre los pocos números presentados ante el Congreso nacional, se observa que ‘para alcanzar’ el equilibrio, la previsión de gastos establece déficit 0, caída del 0,5% del PBI, inflación del 23% frente al 42% con que cerraría este año. Se calcula un dólar a 40,10, mientras que este lunes cerró a 40,42 pesos. La partida que más aumenta, 48,9%, es para el pago de intereses de la deuda

Desde el equipo de Hacienda reconocen que hubo una enorme diferencia entre la previsión de variables del presupuesto de este año y lo que terminó sucediendo. Sin embargo, lo reducen a cuestiones externas e imponderables: sequía, volatilidad financiera externa, la crisis turca, la suba de tasas de interés de Estados Unidos y recientemente los problemas en Brasil. Nada de esto está previsto que vaya a cambiar, pero esta vez aseguran, “que una buena cosecha alcanzará para compensar todos esos problemas”.

Tarifas
Si bien en el proyecto de Presupuesto se asegura que las tarifas de los servicios se ajustarán por debajo de la inflación, en el caso de la energía eléctrica en Hacienda anticipan un ajuste de 30 por ciento entre enero y febrero “como recomposición de este año”. Luego comenzaría a subir de acuerdo con la pauta inflacionaria. Para el gas confirmaron un 30 por ciento en octubre y luego se ajustaría con la inflación.

Para el Gobierno, la votación del Presupuesto es una instancia decisiva para enviar una “señal a los mercados” y así volver a atraer los capitales especulativos que le permitieron financiar el déficit externo durante 2016 y 2017.

El ministro Dujovne, además, anticipó que “se posterga la reducción del impuesto a los débitos y créditos bancarios, se suspende la rebaja de contribuciones patronales y se eliminan exenciones al impuesto a las Ganancias”.

 

Advertisement
VIApagina12.com.ar
Compartir