Ariela Alvarez: “Del allanamiento a la Alcaidía no se puede sacar nada de las cámaras”

Lo afirmó la presidenta de la Comisión Provincial contra la Tortura, en diálogo con CIUDAD TV y RADIO CIUDAD, en torno a la diligencia judicial realizada por la presunta violación y tortura de un detenido. No adelantó el resultado de la medida, pero sí lamentó haberse enterado que las cámaras de seguridad van reimprimiéndose cada 7 días.

Allanan la Alcaidía de Resistencia por el caso de presunta tortura y violación de un interno

Hablando del allanamiento a la Alcaidía, dijo que “efectivamente, la medida fue ordenada para que se hiciera una inspección ocular y realizaran una planimetría y pruebas acústicas en el lugar del hecho”, ello debido a que “hay varias personas que habrían escuchado gritos de la víctima”.

Advertisement

Aclaró aquí que el Comité que preside “se constituyó como querellante”, en virtud de lo cual “solicitamos una serie de medidas, como el secuestro de varios elementos y participamos activamente”.

“Entendemos que esto hace por un lado a la causa, y por otro lado que tiene que ver con la función del comité. Además de la búsqueda de justicia y reparación para la víctima, tiene como objetivo buscar mecanismos que mejoren la situación. Lo que nos interesa es que no ocurran más estos hechos”, dijo Ariela Alvarez.

Especificó que se los consideran “delitos de oportunidad, por las condiciones que se crean para que ocurran. Aparecen cuando hay condiciones tan deterioradas de privación de libertad”.

Sobre las cámaras dentro de la Alcaidía, dijo que “tenemos que reconocer como un hecho inédito, todos estos trabajos como recuperar y preservar pruebas, que fue llevado a cabo por personal de Gendarmería, no solamente hicieron el trabajo solicitado por la jueza, sino que nos han brindado explicaciones que fueron de muchísima ayuda. Entre ellas cómo funcionan las cámaras de seguridad”.

Lamentablemente, “son muy pocas cámaras dada la dimensión del espacio físico y la cantidad de personas. Y es un servicio que está tercerizado, si bien las controla el personal penitenciario”.

La empresa propietaria informó que “que no se puede ni ingresar ni sacar nada de las imágenes. Lo malo es que las imágenes se sobreimprimen cada 7 días. Ello excepto que se ordene la medida inmediatamente de ocurrido el hecho”, con lo cual se habría borrado todo lo ocurrido el día del hecho.

Agregó que “seguramente hay que construir nuevas cárceles, contratar gente. Pero es necesario un nuevo sistema de seguridad, que podría dar respuesta a un montón de situaciones, y podríamos evitarnos muchos problemas”.

Vale recordar que el allanamiento fue encabezado por personal de Gendarmería Nacional, por orden del Juzgado de Garantías Nº 1, ante una solicitud del fiscal especial en lo penal de Derechos Humanos, Daniel Turraca. Consistió en una inspección ocular y otras medidas probatorias donde habrían ocurrido los hechos denunciados por el interno y por el cual se encuentran imputados seis agentes penitenciarios. Participaron, además, miembros del Comité de Prevención de la Tortura y de la Defensoría Oficial Nº5.

Advertisement
Compartir