Crimen de Ismael: el CELS pide una investigación imparcial y políticas para reducir la tenencia de armas

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) consideró que la muerte del niño Ismael Ramírez, asesinado el lunes en Sáenz Peña en medio de un intento de saqueo a un supermercado, exige “tanto una investigación imparcial como que se pongan en marcha políticas de resolución de los conflictos sociales orientadas a reducir la violencia y proteger la vida”.

Ismael Ramírez murió de un tiro en el pecho en medio de una balacera producida en un intento de saqueo en Sáenz Peña. Él sólo pasaba por ahí junto a su hermano.

“Lamentablemente, lo que pasó el lunes en el Chaco es un tipo de hecho recurrente en nuestro país cuando las crisis económicas y sociales se agravan”, señalaron desde el organismo de Derechos Humanos.

Advertisement

“Se trata de situaciones en las que se evidencia la circulación de armas de fuego y, en muchos casos, su uso para defender la propiedad privada. Por eso, en este contexto de deterioro económico es indispensable una respuesta estatal que privilegie la resolución de los conflictos de fondo, que se implementen políticas para reducir la tenencia de armas y que cuando se decide dar intervención a las fuerzas de seguridad sea con el fin exclusivo de proteger la vida y, por lo tanto, con la indicación de realizar operativos que reduzcan la violencia y eviten las consecuencias fatales”, remarcaron.

¿Quién mató a Ismael?

Por otra parte, desde el CELS señalaron que de acuerdo a los testigos, Ismael fue alcanzado por el disparo realizado “por un particular, propietario de un comercio, quien, según informó Mario Piccoli, abogado de la secretaría de Derechos Humanos de la provincia del Chaco que representa a la familia Ramírez, es un agente retirado de la Policía Federal Argentina”.

“Luego de la muerte de Ismael, la policía provincial ingresó a casas del barrio, en una suerte de razzia, y detuvo a personas que no habían participado de los incidentes en el supermercado”, añadieron.

“En los días posteriores, cuando el hecho se difundió tuvieron lugar un conjunto de situaciones preocupantes. Por un lado, que la policía provincial no fue apartada de la investigación de la muerte, tal como debería ocurrir al estar involucrada en la situación en la que se produjo”, remarcaron.

“Por otro, rápidamente funcionarios provinciales realizaron afirmaciones en los medios de comunicación sobre el tipo de arma utilizada, cuestión que no es posible de ser determinada en pocas horas y sin el trabajo pericial correspondiente. La gravedad de lo ocurrido requiere una investigación seria e imparcial que determine la verdad e identifique a sus responsables”, afirmaron.

Advertisement
Compartir