“Estábamos en nuestra casa y las balas de la policía le llegaron”, contó la mamá del niño herido en un ojo

Mirta, la mamá del niño de 14 años que fue herido con un postazo de bala de goma policial durante el intento de saqueo del lunes, relató lo que ocurrió aquella fatídica tarde en Sáenz Peña. Aseguró que su hijo estaba en el patio de su casa cuando empezó la represión policial que derivó en una seria herida en su ojo derecho.

“Estábamos en nuestra casa y las balas de la policía le llegaron”, contó la mamá del niño herido en un ojo. Foto: Proyecto Bohemia

“Estaba en mi casa sacando agua con mi nenito, del otro lado estaba la policía metiendo balas de goma a los que se le cruzaban por la calle”, contó Mirta a la revista digital Proyecto Bohemia. La familia del niño vive en el barrio 19 de Abril, frente a las 713 Viviendas, que es donde está el supermercado Impulso, que fue el que supuestamente sufrió el intento de saqueo.

Advertisement

“Vimos corridas de gente, chicos y mujeres llorando, señoras en moto que la policía empezaba a bajar con sus escopetas, un descontrol de gente y de la policía”, relató.

Cabe recordar que en Sáenz Peña, el agua no sale con buena presión. Es común que en las casas haya una bomba en la vereda para que el agua suba al tanque.

“Mi hijo fue corriendo a sacar el motor para que no le lleven (roben). Estábamos en nuestra casa y las balas le llegaron”. Tiene heridas graves en el rostro, una afecta gravemente uno de sus ojos. “Lo llevamos rápido al Hospital 4 de Junio, yo fui la primera que entré con el hijo herido, después entró Ismael, pero sin vida. Lo conocíamos, conozco a la mamá, es una buena madre”, contó Mirta.

Ella relató que cuando lo atendieron quisieron llevarlo a la comisaría “herido como estaba”, pero un enfermero aborigen los ayudó para que no lo lleven. Son originarios y están cansados que ser siempre sospechosos.

Sufren a diario esa discriminación, quieren caminar tranquilos por la calle sin ser perseguidos. “Cuando hay represión vienen al barrio, aunque lo que pase sea a dos cuadras”, dice Luis, papá del niño herido.

Advertisement
FuenteProyecto Bohemia
Compartir