“No se constató abuso hacia el interno de la Alcaidía”, aseguró el subsecretario de Asuntos Penitenciarios

El subsecretario de Asuntos Penitenciarios Néstor Florentín explicó que el interno de 23 años, “está desde hace tiempo bajo tratamiento psiquiátrico y hasta el día de su denuncia, mantenía alta conflictividad con la mayoría de población, porque no era aceptado dentro de los pabellones”. Garantizó total colaboración con la Justicia que investiga los hechos a cargo de la Fiscalía Especial Penal de Derechos Humanos.

Alojado. (Foto de archivo)

Además, el funcionario indicó que el alojado primero fue revisado por médicos de la Alcaidía de Resistencia y luego en el Hospital Perrando, “y en ambos casos no se constató lesiones compatibles a un abuso sexual”.

Advertisement

Florentín aclaró que el jueves 23 a las 11, el detenido que cumple condena por homicidio agravado por el vínculo quien “transitoriamente estaba aojado lindante al pabellón 10, en la Alcaidía de Resistencia, porque en otros pabellones no quieren recibirlo, fue visto por un penitenciario que quería atentar contra su vida”.

Dijo Florentín que en ese momento el interno “estaba parado sobre un banco de madera y de acuerdo a lo que consta en el informe de la guardia de la unidad, también tenía una sábana en sus manos que ya había colgado en un tirante del techo, exigiendo así su trasladado al Centro de Detención Transitoria en Barranqueras”.

El subsecretario de esta manera detalló cómo se iniciaron los hechos que luego derivó en la denuncia contra el personal.

El interno, pese a que se le ofreció canalizar su reclamo a través de los – delegados penitenciarios – “siguió con su actitud de querer atentar contra su vida, por lo que los efectivos lograron evitarlo y todo quedó registrado, por lo cual es valioso para deslindar cualquier responsabilidad del personal”.

‘No hubo abuso sexual’
El subsecretario de Asuntos Penitenciarios agregó que una vez que Ibáñez es contenido por el equipo interdisciplinario se le hizo el primer control médico en la unidad carcelaria- “donde no se constató abuso sexual y luego ratificado por médicos en el hospital Perrando, adónde se lo derivó por orden del juzgado del cual depende el detenido”.

Y agregó: “Las autoridades de la unidad recibieron sendas notas de internos de distintos pabellones expresando su rechazo a recibir al preso en la población. Así consta en los escritos hechos por los distintos pabellones que no quieren que sea alojado por mala conducta y tal vez por esa razón amenazó con quitarse la vida si no era llevado al Centro Transitorio de Barranqueras”.

Colaboración con la Justicia
Por otra parte, el funcionario garantizó total colaboración con la Justicia que investiga los hechos a cargo de la Fiscalía Especial Penal de Derechos Humanos. “Hemos dispuesto a través de la jefatura del Servicio Penitenciario una investigación interna para determinar si existe alguna responsabilidad o negligencia del personal que estaba de guardia ese día”, expresó.

Advertisement
Compartir