Lucero: “Hay restos de plaguicidas en muestras de pacientes que han vivido siempre en la ciudad”

El investigador Dr. Horacio Lucero, aseguró que a partir de muestras tomadas en pacientes de la Capital chaqueña, concluyeron en que la contaminación con plaguicidas "llega por los alimentos y por el agua". Advirtió que la situación en el interior del Chaco "es grave". Y manifestó que el ocultamiento de la toxicidad de ese herbicida puntual, por el que hubo un fallo millonario contra Monsanto/Bayer, es lo que se viene advirtiendo hace muchos años desde la ciencia.

Horacio Lucero, bioquímico.

El docente e investigador del Instituto de Medicina Regional de la UNNE, Horacio Lucero, visitó los estudios de CIUDAD TELEVISIÓN. El bioquímico, que lleva más de 20 años estudiando las graves consecuencias del uso de agroquímicos en la salud pública, se refirió a la multa millonaria impuesta por un Tribunal de San Francisco (EE.UU.) a Monsanto (ahora de la multinacional Bayer), por ocultar la toxicidad del herbicida de uso agríocola. “Lo que se conoce es lo que veníamos advirtiendo desde hace muchos años. No quiero sentar la discusión en un sólo herbicida, el problema es mucho más grande por el hecho de que lo que estamos viendo es una gran dependencia química de los cultivos. y estamos viendo los efectos después de 20 años de instalar este modelo de producción”, advirtió.

Advertisement

Explicó que el efecto es el de interferir en el ciclo de vida, en este caso, de malezas; “pero cuando llega al ser humano también provoca serios problemas de salud”. “Nosotros lo venimos advirtiendo hace mucho tiempo y las condiciones están dadas ahora probablemente para que prospere un juicio de esta magnitud. Y por eso toma estado público de vuelta”, planteó y observó también la poca prensa en un tema que, “parece estar silenciado”.

Datos preocupantes en la provincia

Lo preocupante, según lo informó el Dr. Lucero, es que “en la actualidad estamos teniendo datos de restos de plaguicidas en muestras de pacientes que han vivido siempre en la ciudad. Eso es muy inquietante porque la conclusión a la que arribamos es que esto está llegando por los alimentos y por el agua”, aseguró el bioquímico y reparó en que “no es un problema que está confinado sólo a la ruralidad o a la gente que vive en el campo. Y la gente generalmente no se familiariza con el problema como diciendo “esto a mí no me toca. Y, en realidad, los datos que se están teniendo del SENASA también, que se pidieron por vía judicial, es que los alimentos están teniendo un alto porcentaje de contaminación, hablamos de frutas y verduras”.

Soluciones a corto y largo plazo

Para los investigadores, “el problema tienen soluciones a corto y a largo plazo”. “A corto plazo, el tema de la contaminación no tiene solución pero sí podemos ir acotando los lugares donde vamos aplicando y esto debe ser así. Vemos que hay lugares en donde llegan los productos que ponen, a fuentes de agua, a escuelas rurales y eso no debe ser así. Por lo tanto, como primer paso, hay que hacer cumplir las leyes que existen, como la Ley de Biocidas en la provincia del Chaco”, aseguró el investigador y advirtió sobre el rol de los organismos de contralor “que monitoreen en forma frecuente la aplicación de estos”. Todo de manera inmediata,.

En cuanto a las acciones a largo plazo, aseguró que es indispensable “buscar otro modelo que sea más sustentable”.

Plaguicidas en el río Paraná

El Dr. Lucero recordó la disertación del Dr. Adrián Marino, de la Universidad Nacional de la Plata, y la demostración sobre los hallazgos que obtuvieron en un trabajo de investigación en el que “encontraron restos de varios plaguicidas en el río Paraná. “Nosotros estamos teniendo evidencias científicas. No es más un relato. Estamos teniendo datos de varios grupos de investigación que se han puesto a estudiar este tema, y eso es lo que preocupa porque en realidad, si nosotros atamos cabos, nos damos cuenta que se está demostrando cómo llegan estos contaminantes a la población urbana, pero la que está más en problemas es la que está vecina a estos emprendimientos”, cuestionó. Y aseguró que “no se respetan las distancias (establecidas en la Ley de Biocidas para la aplicación de plaguicidas), ni las condiciones para las fumigaciones o aplicaciones. uno no puede hacer estas aplicaciones con viento, por ejemplo, y eso no se respeta”.

Efectos directos en la salud

Entre los efectos de los plaguicidas en la salud humana, el Dr. Lucero mencionó que “los que están demostrados científicamente es el crecimiento oncológico de las células, lo que se conoce como leucemias, que afecta a las células de la sangre. eso está demostrado científicamente”.

En cuanto a las malformaciones, aseguró que “se está poniendo en evidencia con muchos trabajos . También hay mucha información científica que habla de las malformaciones de las células embrionarias que están expuestas a estos químicos. Si esa mamá embarazada está cerca de lugares en donde se aplican estos productos es muy probable que se cambie su material genético de manera que cuando termina el embarazo, ese niño nace con malformaciones congénitas. Es terrible y también lo estamos viendo, hay publicaciones en todo el mundo que hablan de esto”.

Graves problemas en el interior del Chaco

El investigador, recordó que al igual que ocurre en Córdoba, “en el interior del Chaco hay un problema grave, que ha sido denunciado incluso por las enfermeras del hospital Garrahan, porque están recibiendo muchos chicos para tratamiento oncológico, y está ligado a la zona productiva”.

Contó que a partir de esto, las mismas enfermeras iniciaron una serie de charlas, de las cuales pudo participar como invitado. “Son los que están en la trinchera, con los pacientes, viéndolo todos los días”, destacó.

En cuanto al rol del Ministerio de Planificación y Ambiente, indicó que “históricamente los controles fueron muy laxos, como todos los controles en la Argentina. Sé y tengo conocimiento de que el estado está muy preocupado actualmente por esto, y está empezando acciones de concienciación y acercamiento entre los productores y la parte científica”. Celebró en este punto la conciliación y aseguró que “es en base a las evidencias que existen y a la cantidad de denuncias que hay”.

Los más tóxicos

Reiteró que el glifosato es de los plaguicidas menos inofensivos. Señaló como de los más dañinos al clorpirifo “que ahora le dieron 60 días para salir del mercado de Estados Unidos, por los problemas asociados a daños neuronales, en niños sobre todo. Y el clorpirifo es uno de los plaguicidas que más se utiliza en la Argentina y el endosulfán que también se sigue utilizando a pesar de ser un disruptor endócrino y que está demostrando científicamente y en varios países está prohibido; sabemos que acá se sigue vendiendo”.

“En la Argentina deben prevenir que siga muriendo gente por problemas oncológicos”

Para concluir, el Dr. Lucero trazó una analogía entre alas denuncias que la ciencia viene sosteniendo con respecto al uso de plaguicidas y sus efectos nocivos en la salud, y las que, por otro lado, hicieron entendidos en la materia en razón del estado de colapso del puente General Belgrano.

“La gente que está preparada para algún tema en particular es porque está todo el día leyendo y estudiando eso. No hay que menospreciar las opiniones de la gente que tiene preparación. Nosotros, esto que estamos viendo no es que va a colpasar en algún momento sino que venos que todos los días se va rompiendo algo del puente y está cayendo gente al agua. Nosotros estamos anunciando que los problemas de salud y oncológicos están creciendo exponencialmente en la Argentina y eso es lo que las autoridades tienen que ver y tienen que prevenir que se siga muriendo gente por problemas oncológicos. no queremos que colapse porque las alertas existen. por lo tanto, si hay gente que está ´poniendo en evidencia que las cosas no se están haciendo bien, hay que escucharlo”.

Advertisement
Compartir