Tres testigos declararon en el juicio oral contra el ex ministro de Salud, Jorge Romero

Dos fueron directores de zonas sanitarias durante 2001 y 2002 y la otra mujer fue segunda de la Dirección de Administración del Ministerio de Salud durante el mismo período. Es en la causa en la que se juzga al exministro de Salud de Angel Rozas por fraude contra la administración pública. Dos de ellos no lograron aclarar quién controlaba que los cheques que ellos firmaban llegaran a destino.

Foto: archivo

Con la declaración de tres testigos en poco más de una hora y media, se desarrolló este jueves la cuarta jornada de audiencias del juicio oral y público en el que se busca determinar la responsabilidad del exministro de Salud del Chaco, Jorge Humberto Romero, por el delito de fraude contra la administración pública. La causa en cuestión involucra el presunto desvío de fondos públicos por parte de la Oficina de Información al Usuario y Seguimiento de Trámite –que dependía del Ministerio de Salud- que debían destinarse a la compra de medicamentos e insumos para hospitales del interior del Chaco que estos nunca recibieron. La audiencia pasó a un cuarto intermedio y continuaría el martes de la próxima semana.

Advertisement

CHACODIAPORDIA.COM participó de la audiencia que se llevó a cabo este jueves en la sede de la Sala Segunda en lo Criminal y Correccional de Resistencia, donde se escuchó la declaración de tres nuevos testigos: Alicia Simonassi, odontóloga; y Jorge Suárez, médico, que, durante la gestión de Romero como ministro, se desempeñaron en la Zona Sanitaria III (en el Sudoeste chaqueño) y en la Zona I Metropolitana, respectivamente. Ambos testigos, que fueron propuestos por la fiscal Dolly Fernández, tuvieron palabras elogiosas para con el extitular de la cartera sanitaria y manifestaron desconocer los mecanismos a través de los cuales se administraban los fondos.

Sin embargo, quién fuera jefe de la Zona I Metropolitana, el doctor Jorge Eduardo Suárez, primero desconoció haber firmado cheques para habilitar desembolsos, aunque luego terminó por reconocerlo. También insinuó que, a veces, desconocía lo que firmaba. Al respecto, ante el tribunal integrado por los jueces Gloria Zalazar, Víctor Del Río y Ernesto Azcona, dijo que “confiaba” en una persona de apellido Ramírez, quién era el secretario de quién estaba a cargo de la Oficina de Información del Usuario, el fallecido Carlos Delgado. Suárez reveló, además, que supo que a la Oficina del Usuario asistían personas ligadas al partido de gobierno radical a pedir trabajo.

También lo hizo la vice de la Dirección de Administración del Ministerio de Salud de la Nación, Hilda Castresana, quién secundaba a Mario Gómez, ya fallecido, y era una de las que tenía a su cargo la firma de los cheques para pagar el “Fondo Fijo” a directores y a proveedores. No obstante, también aclaró que el control de la rendición de esos gastos estaba a cargo del Departamento Contable.

Advertisement
Compartir