Tras la fugaz recuperación de su caudal, volvió a descender el Paraná y la tendencia seguirá a la baja

Desde la Administración Provincial del Agua aseguran que la crecida del río Paraná que se vivió en los últimos días fue “pasajera” debido a que responde a una apertura de compuertas de las represas de Itaipú y Yaciretá. Anticiparon que el río volverá a bajar a los valores de la semana pasada, lo que provocaría serios inconvenientes en el transporte fluvial, incluyendo la distribución de combustibles.

El ingeniero Hugo Rohrmann, jefe de Estudios Básicos de la Administración Provincial del Agua (APA), explicó que la fugaz pero intensa crecida del Paraná que se produjo en los últimos días se dio gracias a la apertura de compuertas de las represas Itaipú y Yaciretá.

Advertisement

Es por eso que ahora que las cerraron, el cauce del río volverá a los valores bajos registrados la semana pasada, los cuales complican severamente la llegada de barcazas al puerto de Barranqueras, incluídas las que acarrean combustibles.

“Esta crecida del Paraná de casi un metro de menos de una semana se dio por la apertura de las compuertas de las represas de Itaipú y Yaciretá, a raíz de que había un cargamento de barcazas cargado con arroz de Paraguay que tenía destino a Irak que estaba atascada en la zona de la represa de Yaciretá. Y a raíz de eso se generó esta crecida”, explicó Rohrmann en declaraciones a RADIO CIUDAD.

“Esto fue un hecho excepcional, no responde a las precipitaciones y no es una crecida generada por lluvias”, remarcó. “Sí el plazo de apertura que se acordó entre los gobiernos de Brasil y Paraguay fue de cuatro días: entre el martes y el viernes de la semana pasada”, añadió el funcionario.

Rohrmann sostuvo en este marco que en la zona de Iguazú los registros volvieron a los mismos que tenía antes de estas aperturas. “Y esto es lo que va a suceder también en las alturas de Corrientes y Barranqueras dentro de una semana o 10 días: vamos a volver a tener los mismos valores bajos, alrededor de 2,20 o 2,40 metros que teníamos antes de esta apertura. Por eso, esta mini creciente responde exclusivamente a este hecho en particular”, afirmó.

Cabe recordar que desde el 6 de abril comenzó a bajar de manera constante el río Paraná. De los 5,1 metros registrados ese día en el puerto de Barranqueras, cayó a los 2,23 metros el 1 de agosto, su marca más baja. Luego, con la apertura de las compuertas en Itaipú y Yaciretá, el río recuperó calado y el domingo alcanzó los 3,32 metros. Sin embargo, la crecida duró poco: este lunes, inició la bajante con un registro de 3,24 metros.

¿Por qué el Paraná está tan bajo? Esta situación se da en el marco de una histórica bajante del río generada por la falta de lluvias en los estados brasileños de Sao Paulo, Matto Grosso y Minas Gerais.

Esto está provocando serios problemas en el transporte fluvial (incluyendo a la distribución de combustibles) en varias zonas del país, incluyendo al Chaco, Corrientes, Misiones, Entre Ríos y Santa Fe.

Advertisement
Compartir