Desestiman recurso de casación de presuntos testaferros del narco Carlos Salvatore

Lo resolvió la Cámara de Apelaciones de Resistencia. Se trata de un planteo de los actuales accionistas de la empresa Prodelem SA, que perteneció al abogado condenado por narco Carlos Salvatore, y que se encuentra inhibida desde marzo de 2015 por la jueza Zunilda Niremperger en el marco de la causa por lavado de activos del narcotráfico.

El narcotraficante, Carlos Salvatore, murió en mayo del año pasado. Foto: archivo

La Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia declaró “inadmisible” un recurso de casación de los actuales dueños de la empresa Prodelem SA contra una resolución de ese mismo tribunal que ya había rechazado el planteo para levantar la inhibición general de bienes y que la firma pueda reanudar sus operaciones comerciales, paralizadas desde marzo de 2015. Así, quedó firme la medida cautelar dictada por la jueza federal Zunilda Niremperger en el marco de la instrucción de una causa por lavado de activos provenientes del narcotráfico derivada del caso Carbón Blanco.

Advertisement

La resolución, a la que tuvo acceso CHACODIAPORDIA.COM, fue dictada el 31 de julio pasado y lleva la firma de los camaristas José Luis Aguilar, Rocío Alcalá y María Delfina Denogens, todos de la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia.

“Posibles testaferros”

Prodelem SA es una empresa que perteneció al abogado Carlos Salvatore, recientemente fallecido, que fuera condenado a 21 años de prisión como jefe de una banda dedicada al tráfico de cocaína a Europa camuflada en bolsas de carbón vegetal. Según señalaron los titulares de esa firma, Mariano y Silvana Nicolosi, al solicitar el levantamiento de la inhibición general de bienes, poseen como único activo dos inmuebles ubicados en la ciudad de Mar del Plata y aseguraron que “no fueron adquiridos con fondos provenientes del acervo delictivo, ni utilizados en su favor”. Sin embargo, tanto la jueza de primera instancia como la propia Cámara de Apelaciones consideraron que eso aún no fue demostrado en la causa.

El fiscal federal ante la Cámara, Federico Carniel, fue más allá. Apuntó a los actuales accionistas de Prodelem SA como “posibles testaferros de la organización delictiva”. En ese contexto, mencionó que no surgían constancias de los fondos aportados por los nuevos dueños para quedarse con la empresa y que Mariano Nicolosi tenía conocimientos sobre las actividades delictivas porque trabó relación con Salvatore cuando ambos se encontraban detenidos en la cárcel de Devoto, por lo que no podía ser declarado “adquirente de buena fe”.

Advertisement
Compartir