En 2016, sólo el 5 por ciento de las protestas fue con piquetes en el Chaco

Así lo demuestra un relevamiento sobre hechos de protesta elaborado por el Observatorio de Conflictos Sociales del NEA, dependiente de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE). En el período analizado, el modo de reclamo más frecuente fue el paro de los trabajadores estatales, con más del 26 por ciento.

La movilización, una herramienta central de lucha de los trabajadores ocupados y desocupados organizados

Según un relevamiento realizado por el Observatorio de Conflictos Sociales del NEA, dependiente de la Universidad Nacional del Nordeste, durante 2016 sólo el 5 por ciento de las protestas realizadas por distintos sectores tuvo como modalidad a los cortes de ruta y/o calles, o como se los suele denominar popularmente “piquetes”. La mayor proporción de reclamos se expresó en paros, fundamentalmente de trabajadores estatales. Además, según el mismo informe, la gran mayoría de los conflictos se produjo por motivos económicos y en términos defensivos, es decir, con el objetivo de defender derechos adquiridos, amenazados por las políticas de ajuste en sus distintos niveles.

Advertisement
En 2016, el “piquete” tuvo una presencia marginal entre los modos de protesta

Luego del relevamiento, que fue presentado oficialmente el pasado viernes en la Facultad de Humanidades de la UNNE, desde el Observatorio concluyeron que “queda en evidencia la falacia que responsabiliza a los piquetes por la caída de las ventas en los comercios céntricos, azuzada por las cámaras empresariales, funcionarios de gobierno y medios de comunicación afines”.

Quiénes reclaman

Otro de los análisis que realizó el Observatorio es el porcentaje de participación de cada sujeto en hechos de protesta, llegando a la conclusión que más del 51 por ciento de los reclamos son protagonizados por trabajadores estatales (municipales, provinciales, docentes y nacionales); siendo los trabajadores del Estado Provincial quienes encabezan la gran mayoría de los hechos, con más del 83 por ciento, y, dentro de ese porcentaje, los trabajadores de la educación se ubican con un 23 por ciento.

Por otro lado, los trabajadores desocupados son responsables de menos de un 20 por ciento de los hechos de protesta.

El paro, la herramienta de protesta por excelencia

Presentación del informe del Observatorio de Conflictos Sociales del NEA

Al analizar los hechos de protesta durante 2016, el Observatorio observó que el 26 por ciento correspondió a paros realizados por trabajadores ocupados. En un segundo plano se ubican las declaraciones públicas, denuncias y entrega de petitorios que, en su mayoría, adelantan la realización de medidas de fuerza. Mientras que las asambleas, concentraciones y movilizaciones totalizan un 21,8% del total.

Los cortes de calle, característicos de las organizaciones de trabajadores desocupados que al no contar con empleo formal no cuentan con la vía de la huelga para el reclamo por sus reivindicaciones, ocupan el séptimo lugar con un insignificante (4,9%). “Paradójicamente, señalan desde el Observatorio, estos últimos hechos son presentados por los medios de prensa como los de mayor ocurrencia; sobre ficha falacia se montan discursos que apelan a la intervención represiva del Estado”.

Advertisement
Compartir