Histórica restitución de restos de nueve indígenas Qom que eran “exhibidos” en el Museo de La Plata

Se trata del primer grupo de restos óseos de originarios de la etnia qom asesinados entre 1886 y 1887 en la provincia del Chaco y que fueron reclamados por la comunidad de Colonia Aborigen (ex Napalpí). Hasta hace pocos años eran exhibidos en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata y considerados “prisioneros de la ciencia”.

Histórica restitución de restos de nueve indígenas Qom que eran exhibidos en La Plata

A días de cumplirse 94 años de la Masacre de Napalpí, el Museo de la Facultad de Ciencias Naturales de la Plata restituyó ayer los restos de nueve indígenas de la etnia Qom a la comunidad chaqueña de Colonia Aborigen (ex Napalpí), quién había reclamado por su restitución. El acto tuvo lugar al mediodía en el edificio del Paseo del Bosque y forma parte de la política de reparación histórica que desde hace años lleva adelante la Universidad Nacional de La Plata, impulsado por el Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social (GUIAS), luego de haber resuelto retirar los restos óseos de integrantes de distintas etnias que se encontraban en exhibición y que fueron el “trofeo” de las campañas de exterminio de los pueblos indígenas sobre finales del siglo XIX.

En esta oportunidad, la Colonia, con el apoyo de la Fundación Napalpí, del historiador y escritor qom, Juan Chico, realizó un pedido respaldado por el Consejo de Participación Indígena de Chaco y de Buenos Aires, como también de las comunidades Qom y el Consejo Consultivo y Participativo de los Pueblos Indígenas de la Argentina.

Este tipo de iniciativas cuenta con un marco legal desde el año 2010 cuando, a instancias del expresidente Néstor Kirchner, se reglamentó la ley nacional N°25.517 sancionada en 2001 y se facultó al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas para ser coordinador en la restitución de los restos mortales de museos públicos y privados a los pueblos indígenas que los reclamen. Antes, en abril de 1994, ya se habían restituido los restos óseos de Inacayal a las comunidades indígenas de Chubut, para un enterratorio ceremonial.

“Prisioneros de la ciencia”

Juan Chico, de la Fundación Napalpí, fue uno de los impulsores de la iniciativa

Según información oficial, en el Museo de La Plata quedan más de 10 mil restos de las comunidades originarias por restituir y como “prisioneros de la ciencia”, como se los denominó para dar cuenta de la condición de deshumanización a las que fueron sometidos los integrantes de los pueblos originarios en el museo fundado por el perito Francisco Moreno. Más de 6000 están retenidos en la “craneoteca” y fuera de exhibición.

Según el Catálogo de la Sección Antropológica del Museo de La Plata se tratan de restos atribuidos a la etnia “toba”. Entre ellos, se encuentran un hombre fallecido en el Hospital Militar de Buenos Aires en 1893, un “Cacique” donado por Luis Jorge Fontana, un joven llamado “Pichón” fusilado a los 24 años en 1887, los restos del cacique “León”, muerto en 1887 por las tropas argentinas y un Qom N.N. fusilado en 1886 en Resistencia.

También se encuentran los restos de “Petizo”, fusilado en 1886 en Resistencia, el Cacique “Löwöreraik” (El Quemado), asesinado por el comisario de esa misma ciudad en 1887, y otros dos cuerpos sin identificar.

Compartir