Un caso de gatillo fácil quedó a un paso del juicio oral en el Chaco

A menos de un año del asesinato de Jesús Martínez en Barranqueras, dos policías chaqueños quedaron a un paso del juicio oral luego de que el STJ confirmara la prisión preventiva del sargento Jorge Duré, acusado de partícipe secundario en el homicidio doblemente agravado del joven por el cual el agente Luis Sánchez se encuentra imputado como autor.

Jesús Martínez tenía 18 años cuando fue asesinado por una bala policial

El agente Luis Sánchez y el sargento Jorge Duré, ambos de la Policía del Chaco, quedaron a un paso del juicio oral luego de que la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia confirmase la prisión preventiva de este último, quién se encuentra imputado como partícipe secundario en el hecho por el cual Jesús Ramón Martínez, de 18 años, fue ejecutado con un disparo que partió del arma reglamentaria del agente Luis Alfredo Sánchez, quién se encuentra imputado como autor por el delito de homicidio agravado por abuso y por ser funcionario de una fuerza de seguridad.

En una resolución del pasado 28 de junio, a la que tuvo acceso CHACODIAPORDIA.COM, la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia, que integran las ministras María Luisa Lucas y Emilia Valle, desestimó el recurso contra la prisión preventiva del sargento Duré por lo que quedó despejado el camino para su elevación a juicio.

Familiares de Jesús Martínez pidiendo justicia

La investigación de esta causa fue iniciada por la Fiscalía Penal Especial de Derechos Humanos, a cargo del fiscal Daniel Turraca, y además tiene como querellantes particulares a la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco y al Comité Provincial contra la Tortura.

Los hechos

Los hechos tuvieron lugar el domingo 22 de octubre de 2017, pasada la 1:30 de la madrugada, en la ciudad de Barranqueras. Tras una persecución por el presunto robo de una motocicleta, el sargento Duré y el agente Sánchez dan alcance a Jesús Martínez y Sánchez dispara su arma reglamentaria a la cabeza del joven de 18 años, quién murió pocas horas después.

Desde un primer momento, la Policía del Chaco trató de instalar la versión de un supuesto forcejeo que desembocó en un disparo “accidental” que terminó con la vida del joven; sin embargo, la autopsia determinó que la bala 9 mm ingresó por la nuca de Jesús Martínez y que fue disparada a muy corta distancia lo que echó por tierra el relato policial y lo emparienta más a una ejecución. En ese sentido, el abogado de la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco, Paulo Pereyra, planteó que en el caso se produjo una “ejecución extrajudicial”. Consideró, al respecto, que “fue absolutamente desproporcionado el uso de la fuerza y de un arma de fuego en un procedimiento por el que se pretendía detener a una persona sospechosa de un ilícito pero que se hallaba desarmada”.

Compartir