Caso Mauro Ramírez: “Hace 15 años que busco justicia”, dice su madre

La madre del soldado chaqueño, a 15 años de su muerte en el Regimiento de Monte 30 del Ejército Argentino en Apóstoles-Misiones, Susana Pintos, reiteró su pedido de esclarecimiento de la dudosa muerte, en la que se sospecha de asesinato y encubrimiento.

Gladys Cristaldo y Susana Pintos, entrevistadas por Misiones Cuatro.

La diputada Gladys Cristaldo, presidenta de la Comisión de DDHH de la Legislatura chaqueña, confirmó que no han tenido contactos con el Ministerio de Derechos Humanos. “Hoy se cumplen 15 años del fusilamiento de mi hijo”, sentenció Pintos.

Este martes se cumplieron 15 años de la muerte del soldado chaqueño Mauro Ramírez, fallecido de un disparo en el Regimiento de Monte 30 del Ejército Argentino en Apóstoles, y su madre, Susana Pintos, reiteró su reclamo de justicia en Misiones.

Acompañada por la diputada Gladys Cristaldo, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados del Chaco, Pintos insistió en que se trató de un homicidio en el que hubo un presunto encubrimiento. Además, Cristaldo confirmó que el Ministerio de Derechos Humanos, a cargo de Lilia ‘Tiki’ Marchesini, no se ha contactado con la familia de Ramírez, ni con la comisión de legisladores chaqueños, que exigen justicia en este caso de “violencia institucional”.

“Hoy se cumplen 15 años del fusilamiento de mi hijo”, expresó Pintos en diálogo con MisionesCuatro, al tiempo que insistió en que siguen reclamando justicia por la muerte del joven soldado de 22 años.

“Sigo con toda la fuerza para que esto se termine y se sepa la verdad. Gracias a Dios, la causa está abierta. Se está investigando como un hecho de violencia institucional desde el año 2015-2016, cuando se formalizaron los papeles. Hoy la lleva el Dr. Miguel Ángel Guerrero, del Juzgado Federal de Eldorado. Estoy conforme porque se está ocupando”, relató Pintos.

Ocho años con la causa archivada
Ante la consulta, la mujer aseguró que es imposible que su hijo cometiera suicidio como pretendieron instalar desde la versión oficial de la fuerza.

“Como sabía que como voluntario le daban de baja a los 28 años, decidió estudiar. Pidió su traslado a Apóstoles (donde había hecho su núcleo). Vino en marzo y en junio aparece muerto con un disparo en el corazón. Apareció muerto a las 10 y a las 9.30 había iniciado su guardia”, relató Pintos. La mujer contó que fue notificada por la policía –y no la Gendarmería- y que la versión oficial “es que fue un suicidio”.

Misteriosamente, en lugar de intervenir un juez federal – al ocurrir la muerte en el Destacamento de una fuerza nacional -, intervino el por entonces juez provincial José Antonio Reyes, que cerró la causa en Septiembre del 2003.

“El juez Reyes nunca me atendió. Me hicieron firmar un papel para retirar el cuerpo y me dijeron que se había quitado la vida”, añadió Pintos, quien aclaró que no es verosímil esa versión.

“Estaba estudiando. El 13 de junio estuvo en Chaco y habían fijado fecha de matrimonio para noviembre”, contó. De acuerdo con Pintos, la causa estuvo archivada por 8 años, hasta que “logré llegar a la Procuración General de la Nación para que se investigue el caso de mi hijo como de violencia institucional”. Así fue que la causa se reabrió en 2016.

 

VIAMisionesCuatro.com
Compartir