El Centro Mandela denunció que amenazaron y presionaron al fiscal Daniel Turraca

El Centro de Estudios “Nelson Mandela” denunció que el fiscal especial penal de Derechos Humanos, Daniel Turraca, fue amenazado cuando ordenó la detención de policías acusados de ejercer violencia institucional.

El Centro de Estudios Nelson Mandela denunció que el fiscal especial, Francisco Turraca, recibió amenazas cuando dispuso la detención  de tres policías acusados de ser coautores  del delito de torturas que habrían perpetrado contra un detenido en la comisaría 6ta. “Los cabos de policía Pedro Raúl Baigorria y Pedro Darío Barrios, y el oficial auxiliar José Francisco Del Río fueron denunciados por haber aplicado uno de los  tormentos conocidos como “submarino seco”, colocando  una bolsa de nylon en la cabeza a Jonathan David Esquivel para que no respire”, precisaron desde Centro Mandela.

La denuncia continúa: “Diferente escenario se formó en torno a la detención de cuatro policías  de la comisaría de La Leonesa que fueron acusados por apremios ilegales y privación ilegítima de la libertad que damnificó a un poblador de aquella localidad. Esta semana el fiscal Turraca indagó al oficial principal Darío Caballero, al sargento Héctor  Adrián Yegros y a los agentes Diego Miguel Galo y Carlos Alejandro Godoy. No se conoció que el Fiscal recibiera amenazas y presiones”.

Informaron que los tres agentes policiales de la 6ta fueron favorecidos con las excarcelaciones, “aunque se sabe que cuando se investigan delitos que se sancionan con penas elevadas, como son los  de tormentos, los imputados quedan sometidos a prisión preventiva durante el juicio y no pueden ser excarcelados”.

El precedente quedó sentado en la Sentencia N° 26 de 2015, dictada por la Sala Segunda en lo Criminal y Correccional del  Superior Tribunal de Justicia, integrada por Rolando Ignacio Toledo (presidente)  e Iride Isabel María Grillo  (vocal) en la causa “Ortiz Ramón S/ Homicidio”,  expediente N°1-21623/14.

En torno a este caso, desde el Centro Mandela aseguran que el fiscal Turraca recibió “las más variadas formas para presionar, condicionar y amenazar, incluso con mensajes que fueron verdaderos ladridos que impunemente se divulgaron por las redes sociales. Pareciera que ningún fiscal penal  tomó nota de lo que sucedía y no se dispuso a investigar estos hechos tan graves”, señalaron.

“Lo ocurrido fue de notable gravedad institucional. Sin embargo, Turraca no recibió ningún apoyo ni acompañamiento institucional. Si ocurre lo contrario, la opinión pública no lo supo. Guardaron un sonoro y sospechoso silencio la Procuración General del poder judicial,  los miembros del Superior Tribunal de Justicia y la Asociación de Magistrados de Chaco, que ante situaciones menores han salido públicamente a fijar posición y a defender lo que llaman la independencia de la justicia chaqueña y la necesidad de que jueces y fiscales  trabajen libres de presiones, condicionamientos y amenazas, circunstancia que en muchos casos fueron imaginarias especialmente cuando se arrestan a agentes y funcionarios públicos por corrupción o violencia”, cuestionaron desde el Centro Mandela.

Compartir