¿Habrá paro?: Triaca adelantó su negativa a varias exigencias de la CGT

El ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triacca, dijo que la suspensión de despidos no sirve y que eximir al aguinaldo del Impuesto a las Ganancias sería un “esfuerzo fiscal muy grande”. Así, se refirió a la negociación iniciada la semana pasada, ante el posible llamado a un paro general por parte de la CGT.

Jorge Triacca, ministro de Trabajo de la Nación.

Macri “tomó la decisión de adelantarse” y “de cuidar el poder adquisitivo de los trabajadores”, afirmó Triaca este domingo sobre la propuesta de reabrir las paritarias con un techo del 5 % por ciento.

El argumento de Triaca parece un mal chiste. El presidente no intenta evitar que los trabajadores sigan perdiendo poder adquisitivo. Solo apunta a desactivar la medida de fuerza que a la CGT no le costó mucho postergar de nuevo.

Este fin de semana ocurrió un hecho inesperado y es que el triunviro de la CGT, Carlos Acuña, habló. Lo que no se le puede pedir al hombre es que diga algo nuevo. El martes habrá una nueva reunión entre la central y el Gobierno.
“Si el martes no tenemos respuesta positiva, el consejo directivo por unanimidad quiere el paro, ya lo queríamos”, aseguró el líder del sindicato de los trabajadores de las estaciones de servicio.

“Los paros no han sido útiles en Argentina para transformar la realidad. Sentarnos en una mesa y encontrar soluciones sirve mucho más”, aseguró Triaca.

El triunvirato de la CGT estaría dispuesto a seguir apostando al diálogo al igual que Triaca. Incluso, serían capaces de conformarse con alguno de los puntos exigidos el jueves para no llamar al paro. De hecho, el anuncio del 5 % le bastó para darle más tiempo al Gobierno y seguir negociando hasta el martes.

La realidad es que aunque el oficialismo cediera en todas las exigencias de la central, la necesidad de un paro general mantiene plena vigencia, ante el nivel de ataques que trae aparejado el acuerdo con el FMI. La CGT se sienta con el Gobierno a rosquear un pliego de exigencias que no recomponen lo perdido por los trabajadores hasta ahora, ni representan garantías a la altura del ajuste y el saqueo en curso.

A la primera negociación, la CGT llevó una serie de reclamos que serían la condición para no efectuar una medida de fuerza. En la mesa se planteó la suspensión de despidos por seis meses, reapertura de paritarias, exención del medio aguinaldo del Impuesto a las Ganancias, devolución de fondos de obras sociales y la no modificación de la Ley de Contratos de Trabajo.

El Ejecutivo logró que el anuncio del paro se postergue sin embargo, con la propuesta que realza Triaca de habilitar vía decreto un aumento de hasta el 5 % de las paritarias a abonar en dos cuotas.

Triaca se refirió a algunas de las otras exigencias. Con respecto a la suspensión de los despidos, el ministro dijo que una medida para impedirlos “no facilita el proceso de creación de empleo” y aseguró que esto “quedó demostrado” luego del veto a la ley anti despidos. Cambiemos afirma que desde entonces, supuestamente se crearon “600 mil puestos de trabajo”. El mejor mecanismo frente a los despidos son las “mesas de diálogo” por sector, que el Gobierno viene realizando y que “sirven para dar contención antes de que los hechos pasen”.

Sobre la posibilidad de eximir al medio aguinaldo del pago de Ganancias, argumentó que implicaría un “esfuerzo fiscal muy difícil de compensar” pero dijo que lo “seguirán charlando”. Esto parece difícil de alcanzar, en tiempos en que el objetivo que desvela a Cambiemos es el de reducir el déficit fiscal.

Con respecto a la reforma laboral que Cambiemos tiene en carpeta desde hace meses, el objetivo de los sindicatos es que se excluya la modificación de los cálculos en las indemnizaciones. De esta manera, el Gobierno podría avanzar con el blanqueo laboral y otras medidas con el visto bueno de los gremios.

Otra exigencia de la CGT fue la regularización de los pagos de la deuda que mantiene el Estado con las obras sociales de los sindicatos.

Esta semana a su vez habrá una nueva reunión en el marco de la negociación paritaria de camioneros. El gremio exige un 27 % de aumento salarial. Moyano dijo que llamaría a un paro el jueves 14 y apuró a la central para confluir ese día en un paro nacional.

Pablo Micheli, secretario general de la CTA Autónoma, ratificó la convocatoria de su central al paro del jueves, con movilización a Plaza de Mayo. Por su parte, Hugo Yasky el secretario general de la CTA de los Trabajadores también criticó la dilación de la CGT para convocar a una medida.

VIAlaizquierdadiario.com
Compartir