Anulan absolución de un acusado por abuso sexual de su sobrina y ordenan elevar la causa a juicio

Lo resolvió la Cámara Penal de Apelaciones de Resistencia, ante la apelación de la querella contra el sobreseimiento del acusado por parte del Juzgado de Garantías Nº 2, que no tuvo en cuenta el testimonio de la víctima. Ahora, otro Juzgado de Garantías deberá evaluar el caso y elevar la causa a juicio.

Más cerca de la justicia

La Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de Resistencia anuló una resolución del Juzgado de Garantías Nº 2 que había absuelto a Diego Graciosi, acusado por el abuso sexual de su sobrina Aitana en abril de 2016, y ordenó que el Juzgado de Garantías Nº 1 eleve la causa a juicio oral. Los fundamentos de la Cámara de Apelaciones se conocerán el próximo lunes 11 de junio.

La audiencia de oposición al sobreseimiento fue realizada este lunes en la sede de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de Resistencia. Participaron de la misma los camaristas Héctor Geijo, Gustavo Serrano y Mercedes Riera, la querella particular y la defensa, pero donde brilló por su ausencia el representante del Ministerio Público Fiscal, el titular de la Fiscalía Nº 14, Francisco Asís de Obaldía Eyseric. Cabe resaltar que en el pedido de elevación a juicio, el propio fiscal consideró que el elemento probatorio era “escaso”.

En diálogo con el programa “Avenida Refugio” de RADIO CIUDAD, la abogada querellante Sonia Valenzuela –quien comparte la querella con su par Paulo Pereyra-, confirmó que “el tribunal decidió anular la resolución del juez de Garantías y elevar a juicio oral el expediente”. “Creo que es muy conmovedor que hayamos llegado a esto”, destacó.

Un sobreseimiento polémico

Para sobreseer a Graciosi, el juez de Garantías Nº 2, Horacio Sandoval, se basó en el testimonio de su padre y de un supuesto conflicto familiar de larga data con su hermano, el padre de la joven abusada, y también de que el acusado no contaba con antecedentes. En tanto, no se valoró el testimonio de la víctima y tampoco se tuvieron en cuenta los informes psicológicos de la misma y del acusado que presentaba “indicadores compatibles con los hechos que se denuncian”.

Según la abogada querellante, el fundamento del juez de Garantías Nº 2 para sobreseer al imputado fue que costó “probar el dolo”. En ese sentido, consideró que “siempre hay que creer a la víctima, aunque el relato o la situación parezca inverosímil, siempre hay que estar con el oído atento, porque atravesar y poner el cuerpo para exponerse, como lo está haciendo Aitana, es de un valor increíble, y solamente lo pudo hacer con el acompañamiento de la familia y de la gente que la quiere”.

Compartir