Washington Uranga: “Los comunicadores no somos el final de la línea de montaje del mensaje”

La conferencia “Comunicación como acción y construcción”, a cargo de Uranga, se llevó a cabo en el Salón de Actos de la Facultad de Humanidades de la UNNE, en el marco de las Jornadas “Experiencias de Comunicación Comunitaria del Norte Grande” organizada por la Cátedra de Seminario de Práctica Profesional de la Carrera de Comunicación Social de la UNNE y el INTA Regional Chaco-Formosa.

Para Uranga cuando se habla de comunicación en el territorio es necesario referirse a la relación entre comunicación y prácticas sociales con el concepto de procesos comunicacionales, en lugar de hablar lisa y llanamente de la comunicación.

“Nuestro objeto de estudio no puede ser la comunicación sino las prácticas sociales atravesadas por la comunicación y leídas desde la comunicación” aclaró y agregó que como comunicadores “tenemos saberes para interpretar la comunicación en las prácticas sociales”.

Sostuvo que el comunicador se posa en la historia de los sujetos, no trabaja sobre una foto sino sobre una historia, se apoya en las relaciones e interacciones entre los sujetos que son actores de la misma.

Así, según el investigador, la comunicación en territorio significa gestionar la comunicación de la propia vida y de la propia existencia de las personas, y desde la comunicación se puede aportar a construir una madeja de relaciones que pueden tomar sentido en procesos de construcción social.

De esta forma Uranga aludió a la “Comunicación para el Cambio Social”, como la enunciación de propuestas portadoras de futuro a partir de la realidad presente. “Es una acción transformadora de los sujetos en el ámbito donde se desempeñan, y en el contexto de los sujetos y de los ámbitos en que se desempeñan”.

Resaltó que desde la “Comunicación para el Cambio Social” se plantea que la comunicación no sea simplemente una vidriera, sino una posibilidad de transformación.

Mencionando a la investigadora Sandra Massoni, indicó que “los comunicadores no somos el final de la línea de montaje del mensaje, somos parte desde el primero al último día de un proceso comunicacional”.

Uranga consideró que “conocemos poco todavía sobre la comunicación en relación a las prácticas sociales” e instó a promover desde la Universidad y otras instituciones vinculadas la comunicación “más líneas de investigación de las prácticas sociales en la región”.

Indicó que es muy común que los comunicadores se obnubilen con los desarrollos tecnológicos y cómo aplicarlos en distintos sectores sociales, cuando en la realidad poco conoce sobre las prácticas sociales en esos sectores donde se busca, con un buen fin, implementar los últimos desarrollos de la tecnología.

Uranga indicó que los comunicadores sociales en Argentina en su titulación y en el mismo ejercicio profesional tienen todavía detrás el peso de la tradición de una formación como periodistas, lo que lleva a mirar muchos prácticas sociales con miras a elaborar un mensaje, una información, y no a inmiscuirse en dichas prácticas sociales.

“No es negar la raíz del periodismo, sino pensar estratégicamente nuestras prácticas comunicacionales para ser facilitadores y articuladores de la comunicación en espacios públicos y de acciones de transformación”.

Indicó que la comunicación en territorio implica una fuerte presencia en la cultura, política, educación, arte, religión y en los diferentes espacios donde se construyen y constituyen los valores de una sociedad, y por eso, la investigación en comunicación es un soporte  fundamental para el análisis de las prácticas sociales y para una mejor construcción de los escenarios.

 

Compartir