Transporte público: “Si no quieren trasladar a la gente el aumento, que compensen o vamos al paro”

El dirigente de la UTA, Raúl Abraham, defendió el aumento salarial que por acuerdo nacional le corresponde a los choferes del transporte público de pasajeros. Cuestionó que las tarifas urbanas hayan quedado por debajo de la de las líneas interurbanas y aseguró que “en el ámbito de actuación, que es el área metropolitana, están desarrollando la misma tarea”. Por lo que exigen “igualdad de condiciones en todos los trabajadores”, y amenazan con un paro el 7 de junio.

Raúl Abraham, dirigente de la UTA.

El secretario General de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Raúl Abraham, cuestionó la ausencia de representantes de la Municipalidad de Resistencia en la conciliación del lunes, junto a la CETACh, para aunar criterios al respecto de las diferencias tarifarias entre las líneas urbanas e interurbanas. En una entrevista para CIUDAD TELEVISIÓN amenazó con un paro de choferes desde el 7 de junio, si los haberes no se liquidan el cuarto día hábil que cae miércoles 6, y pidió al Municipio y a la Provincia que, si no quiere trasladar el aumento a los usuarios “que aporten a través de subsidios, de compensaciones provinciales”.

Respecto de la ausencia de autoridades municipales, aseguró: “Dijeron que no iban a participar”, comentó el dirigente y aclaró: “Nosotros tampoco queremos participar porque no somos parte. Acá el problema es entre el Gobierno (provincial), la Municipalidad, con los empresarios. Los trabajadores dependen de los empresarios, no de terceros, ni del Gobierno, ni de la Municipalidad”, pero recordó el acuerdo pautado a nivel nacional.

Recordó el acta pautado por la UTA en febrero de este año, ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, con los empresarios a través de la Federación que nuclea a todas las empresas del interior del país para otorgar el aumento que se hizo efectivo a partir de marzo. Aseguró que “el Gobierno nacional, a través de la Secretaría de Transporte, siempre le subsidió los aumentos salariales. En este caso no hay más subsidios”. Explicó que a partir de esto, cada jurisdicción debe resolver de qué manera lograr efectuar el aumento pautado y consideró que “el problema es que acá hay una falta de interés, no se preocupan, no les dan importancia a los trabajadores. Creo que tiene que prestar atención por el hecho de que es un servicio social donde están en juego los usuarios. Cuando nosotros realizamos una medida de acción sindical se los perjudica”.

Para el gremio que conduce en el Chaco Abraham, “la responsabilidad tiene que recaer sobre la Municipalidad. Hoy hay un aumento para las tarifas de las líneas interurbanas, las de la Provincia, de $11,50. Le estaban dando un subsidio provincial que también se los quitan a todos, también a las municipales que no tiene aumento de tarifas aunque se otorgó la semana pasada y es de $10,72. Pero recién van a cobrar dentro de un mes y medio, calculo. Se tiene que promulgar aún, después la Secretaría de Transporte lo comunica a Nación- Servicio que es el organismo que regula todo lo que se refiere a la tarjeta SUBE, ahí insertar los nuevos valores y lógicamente que hay un retraso para las urbanas, que no van a poder hacer frente”. Frente a este escenario, apuntó: “No vamos a permitir que hayan dos tipos de trabajadores. Cuando en el ámbito de actuación, que es el área metropolitana, están desarrollando la misma tarea, que sea a igual tarea, igual remuneración. En este caso, una va a pagar y la otra no. Nosotros tenemos que reclamar por todos, que haya igualdad de condiciones en todos los trabajadores”.

Reiteró que para que las empresas hagan frente al aumento de los trabajadores “la Provincia y el Municipio son responsables, si no quieren trasladar a la gente el aumento de tarifas, entonces que aporten a través de subsidios, de compensaciones provinciales. Pero si no hacen esto es inútil y lamentablemente tenemos que llegar a la instancia del paro. Eso es lo que más nos duele a nosotros”.

“Nosotros estaremos atentos en llegar al cuarto día hábil, que es el próximo día 6, y lógicamente está advertido que si no pagan el 6, el 7 quedamos en libertad de accionar gremialmente. Y vamos aparar hasta tanto cobre el último trabajador de todas las empresas. Podríamos hasta poner en peligro a las empresas ya las fuentes de trabajo. Acá se les va a dejar a los chicos sin escuelas, a las mujeres a los ancianos, a todos sin transporte social”, concluyó el dirigente.

 

 

Compartir