Arévalo, testigo en la causa Lavado II: “No hablé de sobreprecios pero sí de diferencias”

Diego Arévalo confirmó este viernes ante la justicia federal que la obra de repavimentación de la avenida 9 de Julio, entre avenida Nicolás Rojas Acosta y calle 14, que se constató una diferencia de unos 1,2 millones de pesos entre lo presupuestado por la actual gestión y la hecha en el gobierno de Aída Ayala.

Diego Arévalo, secretario de Obras Públicas municipal.

El secretario de Obras Públicas del municipio de Resistencia, Diego Arévalo, confirmó este viernes ante la justicia federal que en una obra en particular detectaron “diferencias” de más un millón de pesos entre el precio presupuestado durante la gestión de Aída Ayala y la actual.

Esta explicación la dio como testigo en la causa denominada “Lavado II”, donde se investigan los presuntos delitos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito y malversación de fondos y por la cual está imputada la diputada nacional de Cambiemos y el secretario general del Sindicato de los Trabajadores Municipales, Jacinto Sampayo, entre otros.

Arévalo se presentó este viernes en el Juzgado Federal de Resistencia, que conduce Zunilda Niremperger. De la audiencia participaron el fiscal Federal, Patricio Sabadini y los abogados defensores de los imputados.

Ante la pregunta respecto de si hizo declaraciones periodísticas sobre presuntos sobreprecios en las gestiones anteriores, Arévalo aclaró que no mencionó la palabra “sobreprecios”, pero sí detectaron “diferencias” en una obra en particular.

“La palabra sobreprecios no la utilicé”, dijo Arévalo, “pero sí dejé en claro las diferencias que habíamos conseguido en nuestra gestión en una obra específica que fue la repavimentación de la (avenida) 9 de Julio entre avenida Nicolás Rojas Acosta y calle 14”.

Arévalo había realizado estas declaraciones en una radio local en diciembre de 2016, a un año de iniciada la gestión de Jorge Capitanich. Si bien dijo no recordar en detalle la entrevista en sí, afirmó que “respecto de eso, el periodista creo que hace una pregunta a partir de un análisis que le había acercado la producción donde indica que esa obra estaba presupuestada dentro del plan de obras del año 2014 o 2015 –no recuerdo bien cual año o si los dos años- y a partir de ahí se determinaba que esa obra se podría hacer un promedio de cuanto podía salir cada cuadra”.

“Eso se informa en un plan de obras que forma parte del presupuesto que aprueba el Concejo Municipal cada año. El dato que él (periodista) obtiene y que trae a la nota es ese presupuesto dividida la cantidad de cuadras que quedaban por ejecutarse que termina siendo la aspiración de una gestión”, añadió.

El funcionario municipal explicó en este sentido que “cuando licitamos, lo hicimos por un tramo menor al previsto y allí tiene un proyecto ejecutivo específico de la obra en cuestión y no un promedio”.

“Específicamente esta obra es una donde lo que se hacía era la repavimentación, hay pavimento pero tiene que ser reparado y se agregaban conducto y asfalto. Respecto de la reparación del pavimento, eso es variable cuadra por cuadra, se necesita si o si un proyecto ejecutivo de lo que se va a hacer cuadra por cuadra. Así que logramos un presupuesto que estaba entre $1.300.000 por cuadra, respecto de los 2,5 millones de pesos, aproximadamente, que habían presentado en el presupuesto de las gestiones anteriores”, afirmó Arévalo y señaló que la Dirección General de Ingeniería del Municipio es la encargada de armar dichos presupuestos.

Compartir