El Gobierno nacional busca frenar el aumento de combustibles para no disparar la inflación

Evalúan fraccionar la suba de combustibles para que no impacte en el índice de precios. La suba por partes se habría pactado en una reunión con fuerte hermetismo entre el ministro de Energía, Juan José Aranguren, con representantes de las petroleras para frenar más aumentos en las naftas. El petróleo, en su nivel más alto desde 2014.

Pozo petrolero en la Patagonia.

El Gobierno fraccionaría la suba de los combustibles en tres cuotas de 4%, para moderar la inflación de mayo. La presión de las petroleras es subir el combustible por encima del 12%, ya que buscan actualizar el precio de los combustibles tras el alza del dólar y de la cotización del barril de crudo a nivel internacional, que este lunes – en su versión Brent – cerró cerca de los 75 dólares por barril.

La propuesta oficial buscará que las empresas “comprendan” que se podrá recuperar en los próximos seis meses el aumento que no se aplicaría en mayo, cuando se desacelere la inflación.

Precio del crudo en alza
Por su parte, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) avanzó ayer un 1,45 por ciento y cerró en 70,73 dólares el barril, superando los 70 dólares por primera vez desde el 26 de noviembre de 2014, en tanto el precio del barril de crudo Brent subió 1,1 por ciento y cerró en 75,69 dólares en el mercado de futuros de Londres, lo que supone un encarecimiento de 82 centavos.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en junio subieron 1,01 dólares.

El alza está vinculada con las preocupaciones del mercado acerca del acuerdo sobre el programa nuclear iraní de 2015 que debe revisar en los próximos días el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Trump insinuó la posibilidad de que Estados Unidos se retire de ese acuerdo, que suscribieron con el Gobierno iraní seis potencias mundiales y que fue refrendado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Junto con Estados Unidos suscribieron el acuerdo, además de Irán, Rusia, China, el Reino Unido, Francia y Alemania. El convenio fue negociado durante varios años y tenía como objetivo evitar que Irán desarrolle armas nucleares.

Compartir