Capitanich: “El Gobierno tenía tres opciones, aplicó las tres y generó un desastre”

Contundente, el intendente de Resistencia dijo que la vuelta de la Argentina a los créditos del FMI, "es consecuencia de un mamarracho macroeconómico que aumentó la fuga indiscriminada de capitales y provoca una exacción de riquezas peor que la de Francisco Pizarro y Hernán Cortés". Adelantó que, cualquiera sea el acuerdo, deberá pasar por el Congreso. "¿Que van a ser los gobernadores?", se preguntó.

Jorge Capitanich, intendente de Resistencia.

En contacto con RADIO CIUDAD y CIUDAD TV, Jorge Capitanich, recordó cómo nuestro país ingresó en la historia y la dependencia del tan temido Fondo Monetario Internacional que, en diciembre de 2005, nuestro país quedó liberado por una decisión política del entonces Presidente Néstor Kirchner.

Una película ya vista
“La verdad es que estamos en el mismo camino. Porque, el gran problema del programa macroeconómico de este gobierno, que nosotros lo venimos denunciando desde diciembre de 2015, es que han liberalizado el flujo financiero de entrada y salida de capitales en un contexto internacional adverso”, graficó.

Indicando que, además, “motorizaron lo que se denomina como el ‘carry trade’ para promover más de 2.2% del déficit fiscal vía Banco Central, donde los fondos de inversión obtuvieron ganancias siderales. Por ejemplo, un fondo que ingresó unos u$s 10.000 millones entre enero y febrero de 2016, ganó u$s 5.000 millones luego de 23 meses. Lo que es una ganancia sideral”.

Pero, además, Capitanich explicó que se produjo, al asumir Macri, “la desregulación del sistema financiero, se libero las importaciones, generando un déficit comercial y de cuenta corriente alevoso que requiere de un insumo estratégico y fundamental que no es otra cosa que el dólar o divisas. Y la Argentina tiene dificultades para producirlas”.
“Todo esto es un mamarracho que aumentó la fuga indiscriminada de capitales que provoca una exacción de riquezas peor que la de Francisco Pizarro y Hernán Cortés (conquistadores de México a principios del siglo XVI)”.

Lo que se hizo y lo que viene
“En este descalabro macroeconómico, el Gobierno Nacional tenía tres opciones; una era liquidar reservas, la otra era elevar la tasas de interés, y una tercera opción era depreciar la moneda. Aplicó las tres y generó un desastre; porque el mercado financiero internacional aprovechó el veranito, hizo pingües ganancias y nos dejo el problema a nosotros”, remarcó el intendente de Resistencia.

“El acuerdo con el FMI es el típico ortodoxo. De manera tal que, primero van a inducir a reducir el déficit fiscal, lo que se llama ajuste. Segundo, van a tratar de eliminar rápidamente el déficit cuasifiscal, que se llama ‘tremendo ajuste’. Tercero, van a promover una serie de medidas que van a tender, además de la desregulación que ya está, acuerdos de privatización”, agregó.

El crédito del FMI y el Congreso
Consultado al respecto, Capitanich adelantó que, “hay que ver cual es el grado de factibilidad que tendrán estas políticas en el marco del Congreso Nacional. Porque, el problema central, es que ha sido este Congreso el que aprobó – entre comillas en nombre de la gobernabilidad – la aplicación de esta nefasta política”.

Y se pregunto: “¿Se van a sentar con Pichetto los gobernadores a dar su consentimiento sobre este tema? ¿Se van a sentar como voceros de estas políticas publicas? ¿Qué va a decir Massa que aprobó el acuerdo con los fondos buitre? ¿O que va a expresar Bossio?”
“Tampoco los gobernadores se pueden hacer los desentendidos cuando pactaron con Macri políticas que, todos sabiamos, inexorablemente nos iban a inducir a un impacto negativo de estas características”, disparo.

“Las dificultades que hoy tienen (el Presidente y el equipo económico), es que esto no tiene una solución de carácter fiscal, sino que es un problema de desequilibrio del sector externo que necesita de dólares, y el país no los tiene por la irresponsabilidad del Gobierno nacional”, remarcó Jorge Capitanich.

La marca de la historia
El ex Jefe de Gabinete de Cristina Fernández de Kirchner, tambien ilustró sobre el camino desandado por nuestro país ante el organismo que todos conocemos como el FMI.

“Estaba recordando cuando el 15 de diciembre de 2005, cuando el Presidente en ejercicio, Néstor Kirchner, hizo una convocatoria al pueblo argentino desde la Casa Rosada y estando presente como presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuesto del Senado, donde anunciaba la cancelación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional”, señaló.

“Lo que es interesante señalar es que, de forma inmediata, eso paso al Senado Nacional – que era la Cámara de origen – y lo tratamos en la sesion del dia 21”, rememoro Capitanich.

“Después de una larga exposición, recuerdo que dije, “señores senadores, esta determinación política de que el Congreso ratifique la decisión del Presidente, es una ratificación del rumbo político y estratégico para mantener la estabilidad macroeconómica, la tasa de crecimiento del PBI de casi 27% en tres años, reducir la pobreza e indigencia, aumentar los grados de libertad, tomar decisiones soberanas y resolver los problemas de la Argentina. Para que, de ahora en adelante, no nos tengamos que arrodillar ante los burócratas del FMI que vienen en aviones con pasajes de primera, se alojan en hoteles 5 estrellas y son los principales extorsionadores que recomiendan políticas que han perjudicado sustancialmente al pueblo argentino””.

“Esto mismo, que es una síntesis, es lo que vivimos desde el ’56 en adelante, porque es necesario recordar que Juan Perón no asistió cuando se definió el sistema del Fondo Monetario Internacional de un patrón, desde el punto de vista internacional, de vigencia con la consiguiente estrategia de reserva con el dólar. Lo que luego se tradujo en la creación del Banco Mundial”, describió.

Indicando que, “Argentina, como no tenia deuda externa, no adhirió al FMI, y esa fue una decisión de carácter soberana. Y es a partir de 1956, tras la Revolución Fusiladora que es la que derrocó a Perón, la Argentina tiene acceso al mercado internacional y lo que siempre la oligarquía vernácula denominó la inserción de Argentina en el mundo”.

“Eso implicó, primero la adhesión al FMI, y después con el Club de París. Tras lo cual se genera un sistema de emisión sistemática de deuda que permite a los acreedores establecer un mecanismo de extorsión expoliando la riqueza del pueblo argentino”, aseveró el intendente de Resistencia.

Compartir