Irigoyen: “La inflación sigue socavando el bolsillo de los argentinos, fundamentalmente de los asalariados”

Andrés Irigoyen, titular de la UICH, expresó su preocupación por el combo de medidas económicas que hace insostenible el desarrollo de pymes y la calidad de vida de los argentinos. Aseguró que es "inviable" que la tasa de referencia del 40%, aunque haya sido para controlar la estampida del dólar. Habló de la suba de tarifas, la paralización de obras y aseguró que el Gobierno Nacional no está solucionando "los problemas de fondo que tienen que ver con la inflación y el déficit fiscal".

Andrés Irigoyen, presidente de la Unión Industrial del Chaco (UICH).

El titular de la Unión Industrial del Chaco, Andrés Irigoyen, visitó los estudios de CIUDAD TELEVISIÓN en el contexto de la suba del dólar que disparó y posteriormente las medidas tomadas para controlar el precio de la divisa. No obstante, aseguró que la estampida del dólar sí tiene repercusiones y “considerables” en razón de lo que puedan prolongarse las medidas en el tiempo. “Entendemos que es una medida para atender la coyuntura como política monetaria para controlar la situación. Pero como política económica entiendo que es inviable. Es inviable que un país se desarrolle teniendo como tasa de referencia más baja, la del Banco Central, de un 40%”, dijo el dirigente e insistió con que “va a ser un problema si se mantiene”.

Citó como ejemplo a un usuario no pudiendo pagar la totalidad de la tarjeta de crédito, “porque muchas veces pasa y se financia en un saldo, seguramente esa persona va a pagar una tasa que va a andar en un número entre un 100% y un 120%. Es una locura, es una tasa absolutamente altísima”.

Marcó por otro lado, condiciones muy complejas para las empresas en general, que “difícilmente salgan a invertir en este contexto o reinvertir incluso dentro de su propia empresa”. Máxime cuando la preocupación estará puesta en el pago de tarifas, salarios, proveedores, etc. Y puntualmente aquellas que “utilizan como medio de financiación la negociación de su cartera de cheques. La tasa en la que cambien los cheques va a ser altísima y ya no se tuvo en cuenta dentro de sus costos porque fue inesperado, porque no hay costo que resista el nivel de tasas en un mercado recesivo. Es realmente un problema. Y tiene que ver con que el Gobierno Nacional no la está pegando en términos económicos ni está solucionando los problemas de fondo que tenemos, que tiene que ver con la inflación y el déficit fiscal”. “El Gobierno nacional no está controlando la inflación. Ya pasaron dos años y medio y nos siguen vendiendo que estamos bien y que en el mundo quieren venir a invertir”, aseguró.

Otro factor negativo que mencionó fue la paralización de obras de infraestructura. “Creo que por ahí no va la salida, creo que hay que buscar la solución por otro lado y no por el achicamiento en lo que necesitan nuestras empresas”, dijo en referencia a obras como el Gasoducto, acueducto, o energéticas.

Consultado por la suba de tarifas que se proyectan para junio y julio, Irigoyen aseguró que “hay cada vez más empresas y familias que no pueden pagar las tarifas. Si pensamos que el Gobierno le tiene que dar al usuario una facilidad de pagar en tres cuotas un servicio básico, algo está mal. No conozco país en el que un servicio de carácter mensual se tenga que pagar en tres cuotas, a la gente no le alcanza. Estamos haciendo algo mal. La inflación sigue socavando el bolsillo de cada uno de los argentinos, fundamentalmente de los asalariados que son los más perjudicados”.

Contra la suba de las alícuotas de Ingresos Brutos

“En términos conceptuales lo vemos pésimamente mal”, aseguró Irigoyen respecto de la iniciativa del Gobierno provincial de subir las alícuotas de Ingresos Brutos. “Me parece absolutamente inoportuno, en este contexto donde la gente no llega a fin de mes, donde la suba de los servicios es cada vez peor, donde estamos en un mercado sumamente recesivo; aumentar impuestos va absolutamente en contramano de todo lo que venimos hablando. Es querer apagar un fuego con nafta, una locura”, manifestó y coincidió con la postura de la Federación Económica del Chaco, “pese a que a nuestro sector no le atañe directamente. Pero eso se va a trasladar a precios”.

Compartir