La lección de las tarifas y el proyecto de impuestazo “peppista”

El licenciado Rubén Serruya y el contador Daniel San Cristóbal dieron a conocer un informe que repasa los distintos incrementos que se fueron aplicando en los últimos años y los traduce en efectos en el consumo y la calidad de vida de los sectores populares.

Foto: archivo

Por Lic. Rubén Serruya y C.P. Daniel San Cristóbal (*)

  1. Datos concretos Tarifas
    Desde que asumió el actual gobierno provincial se ajustaron las tarifas – en números redondos – de la siguiente manera:

Energía eléctrica: 700%
Agua: 370%
Transporte: 130%

Algunos de esos incrementos ya están impactando en el bolsillo de chaqueñas y chaqueños, otros sorprenderán (?) muy próximamente a chaqueñas y chaqueños.

Salarios
Ni los mejores aumentos salariales en el período 2016 a 2018 llegan a los tres dígitos. En el informe presentado por el Ministro de Hacienda de la Provincia a la Cámara de Diputados, citando como  positivo el dato y ganándole a la inflación, se informó que los salarios de la administración pública aumentaron un 78% en el período diciembre 2015 a diciembre 2017. Ningún punto de comparación con la variación de las tarifas.

Impuestazo
El impuestazo que propuso el Gobernador Domingo Peppo a la Legislatura chaqueña implica, salvo reformas muy puntuales, incrementos que se mueven en el rango del 15% a más del 40%, en actividades sensibles al consumo y la necesidad popular.

    1. Los efectos

En lo que respecta al impuestazo, más allá de las acciones gremiales empresariales que correctamente alertan al debate público, el efecto más directo será al bolsillo del consumidor vía traslado a precios del aumento impositivo.

2. Secundariamente, el tarifazo recaerá en el nivel de ventas y de actividad económica.

Ambas políticas, aumentar el impuesto al consumo y las tarifas, afectan claramente la capacidad de consumo de sectores populares –asalariados o no-, y por ende el nivel de actividad económica. Pero lo que es peor, destruyen acceso al consumo de bienes y servicios de primera necesidad –incluyendo el cultural-, empeorando en consecuencia las condiciones de vida de chaqueñas y chaqueños

(Como nota al margen, es notorio que sectores que permanecieron callados durante varios meses ante políticas regresivas que también dañan a sus representados hayan tomado tanto ímpetu frente al proyecto de reforma y más notable que un gobierno que recibe muy ocasionalmente a sectores en conflicto rápidamente haya tomado nota)

3. La causa
La causa es sólo una: las definiciones políticas y económicas del gobierno central de Cambiemos (PRO-UCR-CC) en materia de financiamiento del Estado y desprecio al mercado interno, vía consumo e inversión, como motor de la economía.

Por supuesto que la definición de Cambiemos tiene su capítulo local. Por acción y/u omisión el gobierno provincial –en alianza legislativa con Cambiemos- alineó su política tarifaria, salarial y tributaria a las demandas del gobierno nacional. Se le oculta a la sociedad la verdadera naturaleza de las decisiones, el alcance de las mismas e incluso se muestra como beneficiosos los acuerdos de ajuste que Domingo Peppo convalida con el gobierno de Mauricio Macri. Dos ejemplos, en las audiencias públicas por tarifas se tergiversaron y falsearon números y se presentaron como positivos en materia de ingresos los acuerdos con el Gobierno Nacional.

4. Aprender la lección
La provincia del Chaco no está en la agenda de Cambiemos, nunca lo estuvo. Ninguna medida política o económica establecida en los últimos 28 meses por el gobierno central nos ha beneficiado.

Demandar sinceramiento de tarifas, reducción del gasto público, eliminación de subsidios, reforma previsional y tributaria, entre otras medidas, a un gobierno que desprecia el federalismo, la pequeña y mediana empresa, el rol del Estado como motor de la economía y el consumo interno es como pedirle peras al olmo. Nunca nos puede salir bien a chaqueñas y chaqueños una reforma pensada para sectores concentrados de las economías de provincias históricamente centrales y con fuerte sesgo hacia la economía especulativa y de inversores extranjeros con vistas a generar una transferencia de riqueza en detrimento de los sectores populares.

 

(*) Partido Frente Grande en Unidad Ciudadana.

 

Compartir