Rechazo del oficialismo a la “campaña de afiches” de la Federación Económica del Chaco

El proyecto de resolución que impulsó la bancada del PJ requería dos tercios de los votos para su ingreso y tratamiento sobre tablas. No prosperó. Pero sí un debate en torno a la iniciativa que repudió el mensaje por entender que es un agravio al gobernador, además de innecesario cuando el proyecto de reforma tributaria se analiza con la participación incluso de la FECHACO. En la discusión también quedaron claras las posturas de algunas bancadas en cuanto al proyecto de Ley del Ejecutivo.

Ninguno de los diputados presentes pudo negar que la campaña de marketing de la Federación Económica del Chaco fue efectiva al punto de haber adelantado de alguna manera, en el Recinto legislativo, un debate sobre una iniciativa que recién empieza a analizarse en el Parlamento chaqueño: el Proyecto de Ley Nº 1023 que ingresó el Ejecutivo provincial y que impulsa una reforma en la Ley Tarifaria y el Código Tributario Provincial, en el marco del Pacto Fiscal rubricado entre Nación y todas las provincias excepto San Luis.

Es que a consecuencia de las gigantografías que aparecieron en la vía pública contra la reforma tributaria y el gobernador Domingo Peppo, diputados justicialistas impulsaron una resolución, la 1663, que intentaron introducir al temario. Y, aunque no prosperaron, propiciaron un debate en torno al proyecto de ley del Ejecutivo.

Fue el presidente de la bancada, Hugo Ságer quien mocionó su ingreso y con ello los alcances de la resolución por la cual repudiaban la campaña pública de la Federación Económica del Chaco. La Cual rechaza la “temeraria arremetida mediática, exteriorizada fundamentalmente en las calles de nuestra capital, a través de costosas gigantografías y carteles, que desde su mensaje buscan tergiversar y confundir a la ciudadanía chaqueña en cuanto a los términos y alcances del citado Proyecto de Ley”. Señalaron la idea de “amedrentar con infundados reclamos a un Gobierno popular que en el transcurso de su gestión ha brindado sobradas muestras de acompañamiento y apoyo irrestricto a todos los sectores de la producción, de la economía, del comercio, del trabajo y de empresarios” y pidieron que depongan “actitudes corporativas rayanas con los agravios personales hacia el Poder Ejecutivo” para no desalentar además el diálogo.

No obstante, desde el interbloque Cambiemos obviaron el planteo del oficialismo contra el mensaje en sí y apoyaron el rechazo a la reforma que es en definitiva la posición de la Fechaco. “La realidad es que lo paga el consumidor final y lo mismo pasa en la producción. Al que vende terneros le aplican ingresos brutos, terminamos aplicando un porcentaje más alto”, respondió el jefe del interbloque Cambiemos, Carim Peche y aclaró: “No entro en el tema político de los carteles”. “En este proyecto quieren aumentar todos los Ingresos Brutos cuando dijeron que esto no iba a pasar”, criticó.

Desde el bloque PJ, la diputada Liliana Spoljaric retomó la idea y aseguró que los afiches “resultaron ofensivos y agraviantes a la figura del Gobernador”, asumiéndose la entidad empresarial en “un rol de fiscal acusatorio”. “Creo que la Fechaco debe presentarse a la justicia y presentar pruebas para comprobar los desmanejos de los que habla”, dijo la diputada y los convocó a “la razón pretendiendo que desde la entidad prime el diálogo”.

Para Aurelio Díaz, del Partido Obrero, así se iniciaba la discusión respecto de “las consecuencias del Pacto Fiscal que tenía por objetivo eliminar en el 2022 Ingresos Brutos. Están trasladando al pueblo problemas políticos que los debe resolver el Poder central. Esa misma política económica está llevando adelante la Provincia”, manifestó y consideró que deberían “retrotraer, retroceder en el plano económica. Esto va a terminar mal, como en diciembre de 2001”.

Desde Cambiemos, la legisladora Irene Dumrauf se plantó contra la resolución, primero en cuanto a los términos utilizados por el oficialismo. Acompañó las expresiones de la Federación Económica porque “sí se afecta con los tributos a la pequeña y mediana empresa”, criticó la improvisación y la “colisión de leyes aprobadas por esta Cámara”. “Tenemos que ser serios, prolijos y honrar lo sancionando en la Cámara. La Fechaco quiere poner blanco sobre negro en un tema en donde todos tenemos responsabilidades”, manifestó.

Su par de bloque Luis Obeid (PRO) tomó algunos conceptos del propio gobierno. “Estos impuestos al consumo deben ser de los más regresivos que existen. También soy consciente de que Nación y provincia están buscando la forma. Pero me pregunto si vamos a hacer perder derechos que ya conseguimos a las Pymes. Entiendo que son recursos valiosos para la provincia, pero me parece que son momentos oportunos para mirar no sólo afuera sino adentro de la casa y ver cómo la podemos ordenar adentro. No es cierto que no afecta a las pymes y que impacta solo a 263. El consumidor en el Chaco hoy no se merece esto. La cadena lo va a trasladar a precios, lo va a pagar el pueblo”.

Desde el justicialismo, Ricardo Sánchez aclaró que se estaba repudiando “la forma irrespetuosa para con la figura del gobernador. Es desmedida una campaña de estas características. Tenemos previsto una audiencia el 7 de mayo. La desmesura de la FECHACO en orden a un proyecto de ley”. Y planteó la doble vara al señalar: “contestar con estas gigantografías cuando no se han expresado por los tarifazos que seguramente afecta mucho más a sus asociados”.

El radical Livio Gutiérrez siguió la línea del bloque y dijo: “Subiendo impuestos no vamos a lograr que se reactive nada. Creo que los afiches tuvieron un impacto que hacen que hoy estemos hablando de esto. Marketing. O que estamos discutiendo acá es un error de Provincia y Nación. (…) Venimos aquí a debatir sobre la legalidad ahora del Pacto. El proyecto que ingresó tiene muchas falencias. Tenemos que dar este debate con cuidado”.

Juan José Bergia del NePar correspondió a las declaraciones de Obeid. “Por lo menos es irrespetuoso el afiche que hizo. López es presidente de una entidad y no le corresponde hablar en lo personal de un gobernador. Si entramos en este camino del agravio no termina nunca más”, dijo.

Mientras que el justicialista Juan Manuel Pedrini apoyó la moción para tratar el proyecto de repudio contra “una campaña pública e insólita de la Fechaco. Lejos de plantear su posición lo que hizo es imputar desmanejos al gobernador Peppo”. Rebatió los dichos de Obeid en cuanto a las cifras de contribuyentes que serán afectados. Y aseguró que el consumidor principalmente se ve afectado “por la caída del ingreso de la familia chaqueña; lo agrede fundamentalmente la inflación que ya es mayor al promedio de los 12 años kirchneristas y con una deuda de 132 mil millones de dólares; los tarifazos; que el 20% del ingreso de las familias sea para pagar la más grande transferencia a las petroleras. Eso es lo que afecta al consumidor chaqueño. Los intereses por descubiertos; que estén pagando el 60% de interés por tarjetas al año; que el 40% tenga al descubierto el plazo fijo. Y la Federación Económica del Chaco no dice absolutamente nada”, apuntó.  Y añadió: “Esto no amerita una campaña publicitaria contra el gobernador Domingo Peppo. Ninguna de estas cuestiones amerita el trato hacia el gobernador”.

Por la Concertación Forja, Gladis Cristaldo expresó su apoyo al proyecto en cuanto a que la acción de la Fechaco no se condice con las acciones que lleva adelante el gobierno. “No es la misma actitud en relación a las medidas del gobierno nacional que fueron muchas y en detrimento de sus propios asociados.  Y fue a una iniciativa parlamentaria que se encuentra en comisión, ni siquiera se ha analizado”, cuestionó.

Desde el Frente Grande, Daniel Trabalón también cuestionó la “doble vara” de la Federación Económica del Chaco. “La situación de fondo es la política económica que se baja del Gobierno Nacional. Hay una doble vara de la Federación Económica. Nosotros tenemos la intensión de acompañar al gobierno provincial pero el gobierno provincial se tiene que poner del lado de la gente”, indicó.

Cerró el jefe de la bancada justicialista, el diputado Ságer, quien apeló a la sanción de una ley “que beneficie a los ciudadanos, al millón cien de chaqueños. Lo que nosotros planteamos fue la metodología, la forma y el mensaje personalizado hacia el gobernador Peppo. Nosotros vamos a defender la libertad de expresión. Pero hoy se están reuniendo porque la convocatoria era previa, la campaña publicitaria fue posterior. Pretendíamos que esta Legislatura nos acompañara cuando el mensaje ha sido personalizado hacia el gobernador de la provincia”, concluyó.

Compartir