Aída y su imputación por presunto lavado: “Mi único pecado fue haberle ganado al peronismo”

La diputada nacional de Cambiemos, Aída Ayala, aseguró que la imputación que pesa contra ella por presunto lavado de dinero y enriquecimiento ilícito es un pase de factura político por haberle “ganado las elecciones al peronismo en 2017”.

La diputada nacional de Cambiemos, Aída Ayala, en los estudios de CIUDAD TV

Reiteró que es inocente de los cargos que se le imputan y ratificó que el contrato con la firma PIMP SA para la recolección de residuos cumplió con todos los requisitos legales. Apuntó contra el fiscal, Patricio Sabadini, a quien acusó de pedir su detención con el sólo fundamento de una “nota periodística”.

Aída Ayala no está pasando sus mejores horas. Es que en el marco de la causa denominada Lavado II, por la cual ya está detenidos, entre otros, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Jacinto Sampayo, se la acusa de ser presunta jefa de una asociación ilícita “destinada a beneficiarse con fondos municipales a través de la concesión de servicios públicos a un cartel de empresas con un alto sobreprecio”. No sólo se la imputó: también se pidió su desafuero y posterior detención.

Acompañada de su abogada, Olga Mongelós, Aída estuvo en los estudios de CIUDAD TV donde reiteró su inocencia y afirmó que esta causa está teñida por la política. “El único pecado que yo cometí fue haber ganado las elecciones al peronismo y al kirchnerismo en el 2017. Ese fue mi único pecado”, sostuvo.

Además afirmó que “si yo estoy presa no puedo ser candidata a gobernadora. Pero yo voy a ser candidata. Soy inocente. Mi lucha es que el pueblo sepa que no es lo mismo ser honesta que ser ladrona. Por eso mi empeño de mirarle la cara a cada vecino. Yo nunca me escondí”.

Por otra parte, hizo hincapié en que su patrimonio no se acrecentó de manera exponencial en los últimos años. “Si quieren ver si soy rica tienen que ver mi patrimonio, que es público. Tengo un auto y una casa”, dijo.

Detención

Aída reconoció además que fue un mal trago enterarse de su pedido de detención por los medios. “Para mí es una pesadilla enterarme por medios de comunicación de una orden de detención para detenerme e investigarme. Evidentemente hay un desconocimiento de la ley de fueros porque hoy esa ley nos permite que la justicia nos investigue, indague, impute y condene. No es contra Aída, sino contra la institución. Por dicen: ‘Vamos a detenerla para investigarla’. No es necesario”, dijo.

La legisladora señaló además que el fiscal Sabadini cometió varios errores en su imputación. En primer lugar, dijo que el funcionario judicial la acusó de otorgar una concesión del servicio de recolección de residuos cuando únicamente se alquilaron 21 camiones para este trabajo.

“El requerimiento del fiscal Sabadini por el cual piden mi detención habla de concesión de servicios. Y en el Chaco está prohibido concesionar servicios”, explicó. “Nosotros lo que hicimos fue una licitación para alquilar camiones como se hacía siempre. Se llamó a licitación. Se presentó una empresa y se adjudicó. No hubo inconvenientes ni nadie objetó nada. Y eso funcionó perfectamente”, afirmó.

Por otra parte, apuntó a que su pedido de detención se basa únicamente en una nota periodística sobre una conferencia de prensa que realizó el sucesor de Aída en la comuna de Resistencia, Jorge Capitanich.

“El fiscal lee una nota que Capitanich hizo una conferencia de prensa en 2016 donde dice en que él renegoció la deuda y el contrato y que con eso ahorró 20 millones de pesos por mes. En esto se basa el fiscal para pedir mi detención. Yo pedí que se ponga el expediente de la renegociación. Y no existe”, afirmó.

PIMP

Por otra parte, consultada por la falta de experiencia de la empresa PIMP en lo referido a recolección de residuos, sumada a la inexistencia de empleados y de capital a la hora de ganar la licitación, Ayala se basó en una ordenanza que señala que no hace falta constatar esto para que a una empresa se le otorgue un contrato de este tipo.

“Por ejemplo, si nosotros hacemos una licitación para comprar una provisión de, por decir un número, 5 mil kilos de yerba para tres años, y se presenta una empresa que tiene que cumplir con la ordenanza 2873/1996, y si cumple con todas las normas, la verdad es que yo no voy a ver si tiene o no la yerba”, afirmó. “Además no soy yo la que adjudico: hay una comisión de preadjudicación. Todos los pasos se hicieron legales y voy a rendir ante la justicia. Y ojalá que el periodismo pueda informar con objetividad”, sostuvo.

 

Compartir