Incertidumbre por el precio del pan entre el tarifazo y el aumento de la harina

Diego Ballesta, presidente del Centro de Panaderos Industriales del Chaco, sostuvo que el sector atraviesa un momento de enorme incertidumbre sobre los costos de elaboración de los panificados. "A este momento lo vemos con mucha preocupación, queremos ser optimistas, pero no es fácil sobrellevar esta situación", señalo.

En declaraciones a La Radio, el comerciante remarco que, “en nuestro sector la rentabilidad vino decreciendo en los últimos años, y tratamos de ser prudentes con los precios porque conocemos la situación del consumidor. Es decir, tratar de mantener el equilibrio dentro de las cosas que podemos manejar; porque hay otras que no. Y la gran preocupación sigue siendo la inflación”.

Está claro que el aumento en las tarifas de luz y gas, como el incremento en la bolsa de harina lleva a que los panaderos estén obligados a realizar un aumento en el precio final ante la suba de los costos.

Problema ‘gravísimo’
En ese marco, y ante los anuncios y tarifazos en los servicios que llegan desde el Gobierno Nacional, Ballesta preciso que “el consumo del gas para el consumidor es un problema, pero para las pequeñas empresas o industrias como las nuestras, es gravísimo”.

“Nosotros consumimos el gas a granel transportado por camiones desde origen y eso encarece el producto; es una barbaridad que no tiene nombre. Desde el 2000 que comenzamos a consumir el gas para nuestros hornos para poder producir, siempre fue caro. Y si se encarece aún más, no sabemos donde vamos a ir a parar”, indicó.

Aumentos y precios
Ballesta describió la tensión que genera en sus pares las consecuencias de lo que hoy todos llaman el tarifazo en los servicios. A modo de ejemplo, señaló que, “salió un articulo en los medios donde Secheep anuncia que la energía va a aumentar, pero no nos dicen cuanto. No se dan fecha ni índices”.

Agregando que, “los precios del pan los tenemos que definir a medida que se modifican los costos de los insumos. Por ejemplo, hoy estamos muy preocupados por el incremento incesante que tiene la harina; que tiene una incidencia del 50% en nuestros costos. Y casi lo mismo sucede con los salarios y los aportes previsionales”.

“Un aumento de la harina de un 10 o 15%, nos afecta más que uno de gas del 40%”, disparo. Sosteniendo que, “la bolsa de 50 kilos esta en los $500, cuando orillaba los $300 a comienzo de este año. La harina viene teniendo aumentos sostenidos de hasta tres veces por mes, con índices de un 5, 8 o 10%”.

“En este mes de abril, tuvimos un aumento el 13 y otro el dia 18; es decir, en cinco días aumentó dos veces. Y el último fue más del 10%. Hacemos números y más números para no aumentar, pero ahora en mayo viene el incremento salarial”, agregó.

En cuanto a la libertad de mercado y los precios existentes sobre la comercialización interna de la harina y los cupos de exportación del trigo, Ballesta reconoció que el panadero argentino sigue pagando un precio que supera el fijado para la venta externa.
“Los molinos nos dicen que harina no va a faltar, el tema es que hoy no hay la sobre oferta de trigo que había hasta unos cinco meses atrás, y la harina sigue subiendo todos los días”, confesó.

En Buenos Aires
Emilio Majori, vicepresidente de la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires, relató que el kilo de pan se encuentra entre los 40 y 55 pesos cuando en enero estaba a $36. Con este nuevo aumento lamentan que el precio por kilo pasará los 60 pesos.

 

Compartir