Agentes de la Subsecretaría de Agricultura Familiar Chaco en alerta y movilización

"La reducción y achique de la Subsecretaria de Agricultura Familiar, dependiente del Ministerio de Agroindustria, no cesa desde la asunción de Mauricio Macri", señalaron los trabajadores de la delegación en nuestra provincia en el marco de "la profundización del plan de ajuste y reducción del organismo.

Protestas en la Subsecretaría de Agricultura Familiar Chaco.

“Los despidos, como en sus inicios, responden al achique tremendo que están haciendo del Estado y dan luz verde a revanchismos, arbitrariedades sin razones e injusticias, ya que nunca hubo evaluación de desempeño de los trabajadores. Los despidos son son sin causa.

Como trabajadores estatales ponemos en práctica las políticas públicas de desarrollo rural, de producción de alimentos, aumentando la diversificación, el volumen de producción, la incorporación de tecnología, la organización para la comercialización, la asociación y cooperativismo que permite mejorar las condiciones de venta, como así también la formalización de un sector que antes trabajaba informalmente; generando condiciones para la participación y trabajo con perspectiva de género.

El achique que sufrimos los trabajadores y los productores de la Agricultura Familiar se materializa en recortes presupuestarios tanto para el funcionamiento como para apoyo directo a productorxs y la reducción de vehículos que impide llegar a las colonias, parajes y a diferentes localidades de toda la Provincia. De esta manera, se ve disminuida la Asistencia Técnica, el Apoyo a la Organización de la AF, la Capacitación, el Apoyo a la Producción y la Comercialización, la registración en el ReNAF, la inscripción en el Monotributo Social Agropecuario, en definitiva nuestra presencia permanente que genera en el territorio procesos productivos y de desarrollo rural .

Además, los despidos de trabajadores estatales violan el principio de estabilidad en el empleo público (art. 14 Bis Constitución Nacional), dejan a miles de familias sin el sustento de vida y sin la presencia del Estado en esos territorios dejando de garantizar derechos y servicios fundamentales para los familias rurales.
Venimos trabajando desde el año 1993 con casi 25 años de intervención técnica en el campo profundo.

Ahí donde el Estado no llegaba por las distancias, el desinterés, la escasa visibilidad los trabajadores estatales llegamos con herramientas públicas de Trabajo, Producción, Organización y Asesoramiento.

Hoy está en franco deterioro el apoyo a este sector, la Agricultura Familiar no cuenta para este gobierno que destinó $1000 millones en subsidio para productores sojeros mientras le dió la espalda a los afectados por las inundaciones del año pasado con cero asistencia; si bien se ha cumplido con todos la documentación, informes técnicos y relevamientos requeridos.

Los trabajadores no nos quedamos de brazos cruzados, seguimos trabajando, luchando, articulando con Organizaciones, trabajadores y con instituciones provinciales, nacionales y municipales que valoran y reconocen el alcance y la territorialidad que supimos conseguir.

Nuestro trabajo no es de un gobierno u otro, sino que nos debemos a los productores y la población que consume los alimentos sanos, y a precio justo que ofrece la Agricultura Familiar.

 

Compartir