El tridente económico vuelve a Washington para ‘seducir’ a inversores y organismos internacionales

El flanco doméstico se ha convulsionado nuevamente, ahora de la mano de los tarifazos. Encima los datos inflacionarios siguen generando dudas. Sin duda, una ardua faena le aguarda a los ministros Dujovne y Caputo y el presidente del Banco Central. Tendrán frente a sí al establishment financiero y económico mundial a pleno.

Nicolás Dujovne, Federico Sturzenegger y Luis Caputo.

Bajo este contexto viajan a Washington a la reunión de primavera del FMI y del Banco Mundial; antes, participarán de la cumbre del G-20 y del B-20. Mientras el jefe del BCRA intentará convencer al establishment de que la desinflación se consolidará en el segundo semestre, el ministro de Finanzas irá tras los fondos para financiar la infraestructura.

Pero si aprovechan la oportunidad que le brinda semejante escenario internacional, el Gobierno argentino podría reanimar el enamoramiento de los inversores, hoy levemente deteriorado, sobre el cambio encarado por la Argentina.

Claro que tendrán que convencer a inversores y organismos internacionales que el proceso de reformas estructurales es irreversible y en particular que el sendero de desinflación se consolidará en los próximos meses, y que las metas fiscales se cumplen a rajatabla, incluso, prometiendo extraoficialmente que quizás se acelere el gradualismo fiscal.

La agenda de los tres está bien cargada desde mañana y hasta el lunes. Donde tal vez sobresale la participación de Sturzenegger como principal orador en un seminario organizado por el Banco Mundial (será el lunes) sobre “Desafíos de la política monetaria y el manejo de las reservas”. Este protagonismo está vinculado seguramente con su perfil académico y el hecho que ahora el país puede mostrar un nivel de reservas decoroso.

Pero todo arranca hoy con las reuniones ministeriales del G-20, que serán comandadas por Sturzenegger y Dujovne, dado que Argentina preside la cumbre, y que terminan mañana. El jefe del BCRA será “chair” de la sesión de “Economía Global” y conducirá el debate sobre las perspectivas de crecimiento y las vulnerabilidades potenciales. Su agenda también incluye la disertación de apertura de la reunión del B-20. Luego participará de dos seminarios para inversores internacionales organizados por los bancos JP Morgan e Itaú.

El viernes al cierre del G-20, Dujovne y Sturzenegger darán la tradicional conferencia de prensa en representación del país que preside la cumbre. Allí comentarán los resultados de la reunión, tal como lo hicieron en Buenos Aires el mes pasado. Tras cartón ambos encararán actividades por separado con el fin de maximizar el impacto. Pero el plato fuerte para Sturzenegger vendrá después con las reuniones bilaterales pactadas con el jefe de la Fed, Jerome Powell, y con el nuevo presidente del banco central chino, Yi Gong.

Luego de exponer el lunes en el seminario del Banco Mundial, participará de la habitual cena de banqueros centrales y posteriormente de un desayuno para ministros y banqueros centrales con la titular del FMI, Christine Lagarde.Dado el peso específico de los popes financieros y económicos del mundo reunidos en unos pocos metros cuadrados es de imaginar que surgirán encuentros fuera de la agenda formal y protocolar. Claro que todo ello se dará hasta el lunes ya que el martes emprende el regreso.

Toda serie de especulaciones se han generado ante el tenor de los personajes con los que estará cara a cara el titular del BCRA. Desde delinear potenciales líneas contingentes con la Fed, China e incluso organismos, hasta nuevos apoyos de la comunidad financiera mundial en pos de llegar sin sobresaltos a las elecciones de 2019. Cabe señalar que el vice de Sturzenegger, Demian Reidel, desembarcó hace unos días, haciendo cabeza de playa en el DC.

Por su parte el ministro Dujovne, tras participar en un cocktail en embajada argentina, hoy mantendrá bilaterales con su par español Román Escolano, y el chileno Felipe Larraín (ambas en el FMI), para luego tener una cena de trabajo por el G-20. El viernes sólo tiene marcada la conferencia con Sturzenegger del cierre del G-20.

El sábado participará del desayuno con el FMI y luego tendrá una bilateral con el viceprimer ministro japonés, Taro Aso. En la gira lo acompañarán Laura Jaitman,Deputy, de Finanzas del G-20; el viceministro Sebastian Galiani, y los jefes de asesores y de gabinete, Guido Sandleris y Ariel Sigal, respectivamente.

Mientras que el ministro Caputo contará con su jefe de gabinete, Pablo Quirno; el secretario de Finanzas, Santiago Bausili; y el subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales, Martín Soto.

El viernes Caputo se reunirá con la reina Máxima de Holanda, quien representa a las Naciones Unidas en la agenda del financiamiento inclusivo para el desarrollo, para dialogar sobre la relevancia que adquiere la inclusión financiera y la importancia de combatir la informalidad y la exclusión para alcanzar el crecimiento de toda la región.

Finalmente, el ministro y el equipo del Ministerio de Finanzas mantendrán encuentros bilaterales con representantes de Chile, México y Brasil, en los que se seguirá profundizando la inserción del país en el escenario económico regional.

Compartir