Un mes sin faenar: el frigorífico Resistencia pidió al Ejecutivo que intervenga en el conflicto

Son 100 familias afectadas de manera directa desde que Ruca, por un informe negativo del INAES, bloqueó la matrícula para faenar, al igual que la recuperada cárnica CTC de Vilelas. Hoy marchamos desde el establecimiento hasta Casa de Gobierno. Crece la incertidumbre y el temor al cierre.

A un mes del bloqueo de la matrícula que los impide faenar, a partir de un informe negativo del Instituto Nacional de Asociativsmo y Economía Social (INAES); los trabajadores de la cooperativa Unidos Ltda., que explota el frigorífico Resistencia, se movilizaron este lunes en una caravana que los llevó desde el establecimiento en Ruta 16 hasta Casa de Gobierno.

Previo a esta manifestación, el presidente de la empresa recuperada, Luis Sotelo, visitó los estudios de CIUDAD TELEVISIÓN y puso sobre relieve la situación que atraviesan y el peligro que corren al punto de temer por el cierre de la fábrica.

“El año pasado el INAES hizo una resolución, la 1221/2017 donde dicen que las cooperativas desvirtúan el nombre de las cooperativas. Como que detrás de las cooperativas están empresarios. No es así con nuestra cooperativa que la conoce Resistencia, Puerto Vileas, Fontana y Puerto Tirol. Somos trabajadores que hace 9 años recuperamos esa empres ay le dimos la figura de Cooperativa Unidos S.A.”, sostuvo el dirigente.

Explicó que el inconveniente surgió a partir de “prestar nuestra matrícula de faena de la cooperativa. En realidad, no sólo lo hacían las cooperativas sino los frigoríficos privados también tenían esa forma de trabajar. Ahora es el Ruca (Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial), el organismo de contralor. No había posibilidad de que los matarifes saquen esa matrícula”.

Si bien aceptó que haya controles y que “el gobierno esté ordenando las cosas”,  reparó en “la forma en que lo está ordenado”. “A raíz de esta resolución, las dos cooperativas están en el mismo problema. Están con un sumario porque prestamos la matrícula a los matarifes”, reiteró y explicó que entonces el INAES bloqueó ambas matrículas a través del Ruca.

Aclaró que las matrículas suspendidas son las que habilitan a ambos frigoríficos a faenar, no las que los autorizan como cooperativa.

“Somos 100 socios, 100 familias”, aseguró Sotelo y reconoció que desde enero también los matarifes iniciaron el proceso de regularización y muchos de ellos ya cuentan con sus propias matrículas.

“La supervisión fue en diciembre. Hoy tenemos 10 matrículas, cuatro por salir porque estamos suspendidos. Y esos matarifes hoy también están perjudicados directamente porque no pueden utilizar su faena y tampoco tiene carne para repartir dentro de Resistencia, Fontana, Barranqueras y Puerto Tirol”.

Recordó que en el otro frigorífico, la CTC de Puerto Vilelas, son 140 trabajadores afectados de manera directa por la falta de trabajo. “Estamos pidiendo la intervención del Gobierno porque no pensamos que iba a pasar tanto tiempo. Hace un mes que dejamos de faenar”, dijo el hombre y contó que lograron superar este mes por los ahorros que le permitió el desarrollo del frigorífico, donde a lo largo de estos 9 años desde recuperara la empresa pudieron cerrar la cadena productiva, “el círculo de alimentar a los animales, engordar, traerlos al frigorífico y venderlos en la boca de expendio donde vendemos a precio social y tenemos mucha venta”. “Hoy no sólo están siendo afectadas estas 100 familias y los matarifes sino la gente que compraba a un precio social”, aseguró.

“Lo que decidimos en una asamblea fue hacer esta caravana pacífica, sin escudo político, todos los que en este momento estamos siendo perjudicados por el cierre de esta planta”, apuntó.

Compartir