Largas colas, cortes de luz y sin baños suficientes: la odisea de los estudiantes para retirar la SUBE gratuita

Un calvario. Así se puede calificar lo que padecieron unos mil estudiantes secundarios, terciarios y universitarios que el miércoles realizaron el trámite para tener la tarjeta para el boleto estudiantil gratuito. Desde el gobierno provincial explicaron que se habían repartido números para evitar que se produzca esta situación pero que muchos quisieron hacer la cola igual.

Largas colas, cortes de luz y sin baños suficientes: la terrible odisea para retirar la SUBE gratuita.

Colas de hasta 12 horas, sin baños suficientes, con gente descompensada, con un corte de luz de dos horas y pocos operadores para procesar los pedidos. Así fue el primer día de entrega de las tarjetas SUBE estudiantil gratuitas en la sede de la subsecretaría de Transporte Provincial, en Sarmiento 1195, de Resistencia.

Desde el gobierno, sin embargo, minimizaron lo sucedido aduciendo que se debe a la gran cantidad de beneficiarios en el Gran Resistencia, calculados en unos 50 mil estudiantes. “Pedimos paciencia”, reconoció el subsecretario de Transporte, Roberto Medina.

Cecilia, estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNNE, es un botón de muestra de lo que sufrieron cientos de estudiantes. En diálogo con CHACO DIA POR DIA, reconoció hizo una cola de 12 horas para recibir la tarjeta. Confirmó que no había baños químicos y que sólo había dos pero adentro del edificio. Contó también que había sólo cinco empleados que realizaban el trámite y afirmó que un joven se descompensó y que nadie llamó a una ambulancia para asistirlo.

“Llegué a las 8,15 aproximadamente y a las 9.30 una señora nos repartió números. Me tocó el 601. Por lo que escuché repartieron hasta el mil”, comenzó su relato Cecilia, quien prefirió no dar su apellido.

Cinco empleados atendieron a mil estudiantes.

“La cola avanzaba de a 50 personas más o menos cada media hora. Hasta las 11 de la mañana. Yo calculaba unas 150 personas antes que yo, así que no quise irme ya que había perdido toda la mañana. A las 14, ya muy fastidiada, me acerco a la puerta, porque nadie salió nunca a dar explicaciones de lo que pasaba, y me encuentro con la puerta cerrada con llave y mucha gente amontonada ahí. No pude entrar ni hablar con ningún empleado ya q no abrían, pero se veía gente adentro así que seguí esperando”, contó.

“Un rato más tarde una señora me dice que se cortó la luz y ese era el problema. A las 18 volvió a avanzar la fila. A las 19 pude entrar forcejeando porque ya nadie hacía la cola y estaban todos agolpados contra la puerta. Había una sala de espera  llena. Y afuera, en un patio interior, otro grupo igual de personas”, añadió.

“Pasabas primero a ese patio y después a la sala. A las 19.15 me llamaron. Y ahí es cuando veo que sólo había cinco operadoras. Nada, todos esperando en una incertidumbre total. Entre comentarios de que era normal por la cantidad de gente y el corte de luz. Nadie salió en ningún momento a explicar nada. A las 20 salí pero quedaba toda esa gente todavía afuera mas la sala de espera llena y el patio también estaba lleno. Así que no sé a qué hora se habrán ido los últimos”, relató.

A la larga espera y al calor de la jornada se le sumó un corte de luz que duró alrededor de dos horas.

Cecilia comentó también que no había baños químicos y sólo había dos para mil personas. “Los baños estaban adentro así que no los podías usar”, remarcó. “Pero mi peor indignación fue cuando estaba adentro, en la sala de espera, y un chico de 14 o 15 años que estaba en el patio se descompuso. Nadie llamó una ambulancia. Recién a los 5 minutos un señor golpea la puerta pidiendo que por favor alguien llame porque el chico estaba peor. Ahí recién llegó la ambulancia”.

“Entregamos números para que no se queden tantas horas”

Desde el gobierno dieron su versión de lo ocurrido. En declaraciones a RADIO CIUDAD, el subsecretario de Transporte, Roberto Medina, señaló en primer lugar que se explicó a quienes fueron a hacer la cola que a partir del número 501 se los atendería recién a las 13, mientras que el resto serían atendidos durante la mañana.

“Se lo dijimos para que no estén 12 horas esperando. No hace falta que vengan y se queden todo el día. Pueden continuar haciendo su actividad y volver a la tarde. Eso se les comunica pero mucha gente no se quiere ir. Es su voluntad, pero físicamente no hay disponibilidad de personal ni de equipamiento para atender de manera simultánea a mil personas. Pero si alguien quiere quedarse 8 o 12 horas no le podemos prohibir”, dijo.

En relación a la escasez de baños, Medina dijo que los sanitarios de la subsecretaría de Transporte estaban “a disposición” de los estudiantes. Pero aclaró que “para mil personas nunca van a dar abasto”. “Tendríamos que alquilar 100 sanitarios. Pero si vivimos todos en la ciudad no nos cuesta nada volver a las cuatro o cinco horas para continuar el tramite”, sostuvo.

“Ayer también tuvimos el inconveniente del corte de luz que duró dos horas. Todo se complicó pero felizmente terminamos a las 22. Entregamos alrededor de 1100 tarjetas. Y hoy continuaríamos con la misma modalidad”, afirmó.

Compartir