El Parlamento chaqueño repudió de manera unánime la intervención del PJ nacional

El voto unánime de los bloques mayoritarios, Cambiemos desde su costado radical, y el resto de las bancadas unipersonales; acumularon proyectos de resolución y mociones, y resolvieron rechazar el fallo de Servini de Cubría que deja a Barrionuevo como cabeza de la intervención del PJ nacional. Hubo fuertes críticas a los argumentos vertidos por la jueza federal. “La Justicia no puede intervenir en la vida de los partidos políticos”, fue la posición que atravesó al Recinto.

Ni uno sólo de los diputados presentes en la sesión legislativa de este miércoles pudo corresponder al fallo por el cual la justicia federal intervino el Partido Justicialista Nacional el martes. Aún con algunos conceptos antagónicos planteados desde el interbloque Cambiemos, y sonrisas por lo bajo, la posición en cuanto a que el Poder Judicial se inmiscuya en la vida institucional de los partidos políticos fue rechazada al acumular posiciones y sancionar la resolución.

Los proyectos puestos en consideración fueron el 1228/18 de los legisladores del PJ, y el 1229/18 de autoría del Frente Grande y la Concertación Forja. Mientras que desde el interbloque Cambiemos fue el jefe de la bancada Carim Peche quien se expresó en contra de cualquier intervención de esas características.

El primero en argumentar en el Reciento fue el diputado Daniel Trabalón, por el Frente Grande, quien planteó su preocupación y rechazo al fallo que consideró con “fines políticos y electorales”.

Ante las miradas de agradecimiento de varios diputados del PJ, se solidarizó con “todos los compañeros y compañeras justicialistas, que se ven avasallados por esta decisión. “Si se hace esto con un partido, nada más y nada menos que el partido justicialista, que le espera al resto de las fuerzas políticas”, se preguntó y apuntó contra el gobierno Nacional. “La Justicia no puede intervenir en la vida de los partidos políticos”, apuntó.

Desde la Concertación Forja, la diputada Gladis Cristaldo expresó su “repudio” y “condena” a la decisión de la justicia nacional. “El avance hacia ese partido es un ataque contra todas las instituciones del Estado. Lamentablemente estamos perdiendo democracia, institucionalidad”, aseguró.

Cerró su intervención, citando al expresidente de la Nación Raúl Alfonsín: “El neoliberalismo lo primero que hace es liquidar la fuerza sindical y lo otro que hace es debilitar a los partidos políticos, porque lo que busca es que el Estado sea el empresario, el gerente de sus intereses. Los intereses de los sectores económicos concentrados”.

No fueron pocos los diputados que trazaron un paralelismo con la condena a prisión efectiva del expresidente de Brasil Lula da Silva, como un plan orquestado en América Latina por parte de los “modelos neoliberales”. Y en esa línea también se expresó el diputado del Partido del Obrero, Aurelio Díaz. “Empiezan por dar Golpes parlamentarios en América Latina y acá en la Argentina un ejemplo es esta intervención al partido justicialista, la cual repudiamos, y creemos que este es el camino para después hacer lo mismo que hicieron con Lula en Brasil. Por lo tanto, manifestamos nuestro más enérgico repudio a la intervención y llamamos a los afiliados del partido justicialista a echar al interventor”, remarcó.

Desde la bancada Cambiemos, Carim Peche, pidió a todas voces: “No contemos un cuentito que no es. La intervención la pidieron afiliados del partido. La jueza resolvió por un pedido. No estoy de acuerdo con que se intervengan los partidos políticos, pero nos quieren hacer creer que la jueza responde al oficialismo”, defendió, aunque no tardaría en llegar la réplica desde el oficialismo.

Al cruce, el justicialista Ricardo Sánchez. “A mí tampoco me van a contar el cuentito de que un día se despertaron afiliados e hicieron una presentación”, asestó. “¿Sabe quién es Acuña? (dijo en relación al afiliado que realizó la presentación ante el juzgado federal de Servini de Cubría). Es el mano derecha de Luis Barrionuevo, integra la CGT Azul y Blanca. Y qué casualidad que de los afiliados que tenemos justicialistas, Luis Barrionuevo sea el interventor”. Para Sánchez, y más de un diputado de su bancada, la pretensión es “un partido justicialista dócil frente a las políticas del macrismo”.

“Da vergüenza el fallo de la jueza federal Servini de Cubría. Cuando se habla de acefalía es una mentira absoluta. Podría haber hecho una intimación judicial para que pueda zanjarse cualquier cuestión sobre los bienes muebles”, aseguró el diputado y también abogado.

“La jueza hace un análisis político de nuestra suerte electoral en 2015 y 2017. Ahí está el avasallamiento de parte de este fallo. Es increíble que una jueza se anime a hacer un análisis político como fundamento jurídico. Esto está en el marco de la intromisión indebida en una herramienta democrática”, aseguró.

Pidió posteriormente que la Legislatura se expida “porque todos somos militantes de un partido político y la intervención al partido justicialista afecta a la democracia”.

Le continuó el jefe de la bancada justicialista, Hugo Ságer, quien habló de un hecho de “intromisión de la justicia” y “judicialización de la política al intervenir el partido justicialista”. Apoyó en un todo a su par preopinante y dijo que cuando uno lee el fallo, “es mucho más insólito”. “La verdad utilizar como argumentos que se han perdido los dos últimos procesos electorales; imagínese ustedes si algún afiliado del partido que hoy conforma la estructura territorial más importante que tiene el gobierno nacional, concretamente la Unión Cívica Radical, si algún afiliado de ustedes se presentaba ante la justicia…, cuántas veces hubieran tenido que intervenir a la UCR si ese fuera un argumento era válido” interrogó Sager.

“Rechazamos de aquí al infinito, el fallo plantea que, por ejemplo, dirigentes sin mandato político perdieron por paliza elecciones nacionales”. No puede ser ese un argumento jurídico para que a partir del mismo se justifique una intervención, inmediatamente uno tiene que pensar que hay injerencia y que tiene detrás de esto una clara intencionalidad política, los que estamos acá, los 32 legisladores venimos de partidos políticos, seguramente hemos cometido errores y seguramente producto de los aciertos estaremos sentados acá por lo tanto difícilmente nosotros podemos pecar de ingenuos en situaciones como ésta”.

Analizando la cuestión precisó Sager “si nosotros no somos ingenuos estaremos claramente pensando ya a esta altura que esto puede ser una metodología para dejar sin oposición, hay una clara intencionalidad política, por eso la rechazamos, no sólo de nosotros los afiliados sino también de las fuerzas políticas actuales”.

Cerró el debate su par de bloque, la justicialista Susana Alonso, quien aseguró: “Uno se pone a reflexionar cuando suceden este tipo de cosas, estas acciones. Muchas veces no hace falta ser abogado o abogada o tener algún otro tipo de estudio, sino que basta con ser militante, de corazón, como para darse cuenta de las cuestiones que están sucediendo en nuestra Argentina son temas que nos hacen reflexionar y la verdad que son hechos de mucha gravedad”.

“Por primera vez, desde el advenimiento de la Democracia, nos toca ver como testigos absortos, la intervención judicial de una de las instituciones más importantes y pilar fundamental de la Democracia, la que además posee garantías constitucionales amparadas en el artículo 38 de la Constitución Nacional”, manifestó la legisladora.

“Un partido político que se encontraba funcionando con total normalidad, que tenía un presidente que fue elegido democráticamente por el conjunto de los peronistas y con el cual me siento plenamente representada. Es por eso que esta situación representa desde mi punto de vista, nada más y nada menos, que una afrenta a la democracia. No es otra cosa que pensar que nos encontramos una vez más a pasos de repetir la historia como ya sucedió en 1956 cuando se decretó la proscripción del peronismo”, concluyó la diputada Alonso.

 

Compartir