Asustada por los cohetes de una manifestación, una perra murió tras arrojarse de un sexto piso

En la mañana de este jueves, los dueños de Carola se encontraron con la peor imagen. Su perra había saltado desde el balcón de su departamento del sexto piso del edificio ubicado en Los Hacheros 55, a media cuadra del Hospital Perrando.

La imágen de la puerta rota es de la puerta de ingreso al departamento. Carola la quiso romper para ir hacia el área de ascensores y escaleras de emergencia.

La triste imagen junto a su historia se viralizó este jueves por la mañana y generó fuerte indignación en las redes sociales. Una perra labradora se arrojó este jueves por la mañana de un sexto piso tras no soportar los fuertes ruidos de una manifestación de trabajadores estatales que se realizaba a escasos metros del departamento en donde estaba.

La manifestación la realizaba el gremio UPCP frente al hospital Perrando en reclamos de mejoras salariales y mejores condiciones laborales. Sobre la avenida 9 de Julio, los manifestantes encendían pirotecnia de estruendo, que estallaban en el aire y asustaban a Carola, una labradora de 8 años.

Los dueños, partidos en su tristeza, ingresaron al balcón y se encontraron con el desorden que había hecho la perra, producto del ataque de pánico que sufrió momentos antes de arrojarse por el balcón, buscando escapar de los estruendos.

Comunicado de Soy Animal

La agrupación animal Soy Animal escribió en redes sociales: “Nos duele muchísimo la noticia de hoy, Carola, una perra labradora de 8 años rompió objetos de su casa, se tiró del balcón de un sexto piso y falleció. Todo esto por el sufrimiento causado por los estruendos de la movilización de hoy convocada por UPCP. A la par much@s de l@s pacientes del Hospital padecieron los ruidos fuertes”.

“Entendamos que si reclamamos y luchamos contra las injusticias no tenemos que cometer actos de maltrato, crueldad e injusticia hacia otros seres humanos o no humanos. La pirotecnia mata, tortura y daña a personas y otros animales. La pirotecnia es un tema de salud pública y está regulada por ordenanza municipal, estableciendo multas a quienes la utilicen. Además nosotros presentamos 10 mil firmas de vecinos y vecinas para que se regule su uso en toda la provincia. Las autoridades deben dejar de hacer oídos sordos a esta problemática y las organizaciones, sindicatos y gremios deben dejar de implementar su uso como método de reclamo, ya que esto solo daña a niños, niñas, personas mayores, personas con alguna discapacidad, animales y al medio ambiente”, agregaron.

Desde la entidad convocarán a organizaciones sociales y sindicatos a firmar un compromiso público, en donde den su palabra de no utilizar más bombas de estruendo en las manifestaciones.

 

FuenteNorte
Compartir