Los echaron por decirle “piropos” a una mujer; la justicia consideró que el despido fue “legítimo”

La jueza laboral Nº 4 de Resistencia, Elmira Patricia Bustos, consideró legítimo el despido de dos trabajadores de una empresa de Resistencia que manifestaron expresiones “ofensivas, vulgares y fuera de lugar” a una mujer en la vía pública. Advirtió que se violó la ley nacional para prevenir la violencia contra la mujer.

Patricia Bustos es la titular del Juzgado Laboral Nº 4 de Resistencia

El reclamo feminista contra el acoso callejero comienza a tener su correlato en la justicia del Chaco. Al menos en esa dirección apunta el fallo de la jueza laboral Elmira Patricia Bustos. Es que la magistrada consideró “legítimo” el despido de dos trabajadores de una firma de Resistencia por haberle dicho “Qué hermosa que sos p…”, entre otros “piropos”, a una joven en la vía pública, que luego los denunció a través de su cuenta de la red social Facebook. Lo hizo al considerar que la actitud de los dos trabajadores violó la ley nacional que sanciona la violencia contra la mujer aprobada en 2009 por el Congreso de la Nación.

El fallo marca un quiebre a una “costumbre” que desde hace años vienen combatiendo las organizaciones feministas para “desnaturalizar” el acoso callejero, a pesar de que ni en orden nacional ni en la provincia existan aún leyes específicas que penalicen el “acoso callejero”.

El caso

En noviembre de 2014, la firma Terada Hermanos SRL despidió a dos trabajadores luego de que una mujer denunciara a través de su cuenta de Facebook que ambos le habían manifestado expresiones “ofensivas, vulgares, fuera de lugar” en plena vía pública desde arriba de uno de los camiones de reparto de materiales de esa empresa. La firma consideró que el hecho representaba “un serio incumplimiento del deber de probidad, moralidad y buena fe, que trasciende su ámbito personal, afectando el prestigio y la imagen pública de la firma, situación que no es posible tolerar y mucho menos permanecer al margen en una situación delicada, que podría encuadrarse en un delito (ley 26485)”.

En este contexto, los trabajadores impulsaron una demanda en el fuero laboral para que se los indemnice por una serie de rubros, entre ellos el de despido sin causa. Sin embargo, fueron rechazados por la jueza laboral que consideró legítimos los despidos por haber violado la ley nacional de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, la 26485.

Lo que posteó la damnificada en su Facebook

“Estos dos tipos de esta empresa TERADA son unos irrespetuosos, maleducados y asquerosos. En su horario de trabajo se dan el lujo de “alagar” (sic) a las mujeres de la vía pública diciendo cosas como “Que hermosa que sos puta” “No sabes lo que te haría” “Que colita que tenes eh” “Te invito a dormir conmigo”, etc. Realmente son una molestia. Da bronca e impotencia que sean así y que nadie haga nada. Siempre lo mismo no podemos salir a la calle tranquilas por gente como ésta hasta dónde vamos a llegar y repito NADIE HACE NADA. Por eso me tomé la molestia de sacarles fotos y subirlas. Por favor difundan. Gracias”.

El valor probatorio del testimonio de la víctima 

En su fallo, la jueza reconoció como única prueba el testimonio de la víctima y su posteo de Facebook que fue certificado por una escribana pública. En ese sentido, sostuvo:

“Claramente es la única testigo y son sus solos dichos frente a la negativa de los actores, pero es del caso considerar que este tipo de cuestiones comúnmente denominados “piropos” suelen hacerse sin la presencia de público y casi en voz baja, por la propia conciencia del valor ofensivo, degradante o grosero que encierra, por lo que exigir mayores pruebas en el contexto de las circunstancias que plantea el presente caso, como muchos otros de similares características, sería exigir una prueba casi o prácticamente imposible, erizándole el camino de dificultades para que todo quede en la nada, o hasta revictimizarla al ponerla en un trajín preñado de obstáculos, cual es lograr más pruebas que las obtenidas, y como se ha dicho, prácticamente inalcanzables, en el contexto en que suceden este tipo de hechos”.

Tramos más destacados del fallo

En sus fundamentos, la jueza Bustos señaló:

“Entiendo que lo que en una época pudo ser consentido, tolerado y hasta visto con cierta convalidación social, incluso como parte del folklore nacional, como un elemento más de un sistema patriarcal, que dejaba más o menos explícito el ejercicio del poder por parte del sexo masculino, hoy se ha revertido y la mujer se alzó contra un sistema que la cosificaba y la colocaba en una relación desigual de poder”

“Se ha sublevado contra un sistema y lo hace explícito y entonces resulta que no está dispuesta a seguir tolerando ser tomada como objeto sexual para regodeo del varón que asume tener derecho a determinar el lugar que la mujer va a ocupar en los distintos órdenes de la vida, lo que comprende el ancho espectro de la casa, el trabajo y la vía pública. Porque cuando un hombre dice a una mujer cosas tales como las referidas por la Srta. F. en Facebook y que ante la actuaria calificó de “ofensivas, vulgares, fuera de lugar” la degrada, la humilla, la califica y le marca su poder, porque esa mujer casi indudablemente agacha la cabeza en tales circunstancias, en un virtual acto de sometimiento o vergüenza”.

“Ahora bien, sobre la gravedad de estas palabras de afrenta a la dignidad de la denunciante y asimismo la mácula que recae sobre la empresa, por ser proferidas en tiempo y en razón del trabajo, con el camión con el logo de la empresa, debo otorgarle máxima gravedad porque pone el nombre de la empleadora en situación de desprestigio a raíz de un hecho que hoy adquiere gravedad superlativa”.

Por una sanción específica

Cabe recordar que hace pocos días la Cámara de Diputados de la Nación tenía previsto aprobar un proyecto de ley que incorporaba al “acoso callejero” como delito en el Código Penal de la Nación, pero, por el momento, su votación quedó postergada por objeciones técnicas a la iniciativa. En el Chaco, a mediados de marzo, el diputado de Cambiemos, Livio Gutiérrez, presentó un proyecto para modificar el Código de Faltas de la Provincia del Chaco y establecer la sanción con arresto de hasta 30 días o multa en efectivo de hasta cinco remuneraciones mensuales mínima, vital y móvil, para quién cometa “acoso sexual callejero”.

La demanda laboral

Más allá de la trascendencia del fallo enfocado en el combate a todo tipo de violencia contra las mujeres, la medida hizo lugar parcialmente a la demanda laboral ordenando a la empresa Terada Hermanos SRL abonar una indemnización a ambos trabajadores pero rechazando los rubros de indemnización por antigüedad, indemnización sustitutiva de preaviso; integración de mes de despido ni art. 2 de la Ley 25.323, SAC sobre vacaciones no gozadas; SAC sobre preaviso ni SAC sobre integración por despido por los motivos expresados.

 

Compartir