Cambiemos logró aprobar las tres leyes del megadecreto con apoyo de los gobernadores

La Cámara de Diputados aprobó con 140 votos aportados por Cambiemos y el justicialismo y giró en revisión al Senado, los tres proyectos de ley que estaban incluidos en el DNU, para reducir la burocracia del Estado nacional. La primera sesión ordinaria del año, terminó con una fuerte polémica, porque el oficialismo se retiró antes para evitar que se trate el rechazo al megadecreto.

Sesión en la Cámara de Diputados de la Nación.

Se trata del proyecto que establece la simplificación de normas para el desarrollo productivo para las pymes y micropymes, y las sociedades comerciales; del que se refiere a la desburocratización en la administración pública, y propone cambios en el sistema de gestión documental electrónica, en la administración de los bienes del Estado y la Unidad de Información Financiera y el que prevé la simplificación para el desarrollo de la infraestructura en el área portuaria, la aviación civil, y tránsito y la seguridad vial.

Advertisement

Las tres iniciativas cosecharon 140 votos que fueron aportados por Cambiemos, Argentina Federal -que responde a gobernadores justicialistas- y otras bancadas menores.

En tanto la oposición al proyecto que correspondieron al kirchnerismo, el massismo y la izquierda tuvieron 87 votos en el caso del dictamen de infraestructura, en el caso de la financiamiento productivo consiguió 69 sufragios y en el dictamen de bienes del Estado obtuvo 63, ya que en este caso el Frente Renovador se abstuvo.

La bancada de Argentina Federal, que dirige el salteño Pablo Kosiner, aportó otra ayuda: sobre el final de la sesión abandonó el recinto junto a Cambiemos e impidió tratar la continuidad o no del polémico DNU, que de esta manera seguirá vigente hasta tanto las leyes parche sean sancionadas y promulgadas. Pueden pasar muchos meses.

La maniobra permite que el megadecreto sigue siendo aplicable por Macri, porque sólo puede ser anulado si las dos Cámaras lo deciden y ni siquiera fue rechazado por una.

Pero su contenido se esfumará si los tres proyectos de ley son sancionados en el Senado y promulgados por Mauricio Macri, porque cada uno de ellos borra los fragmentos del DNU que incorpora, aunque con retoques y omisiones impuestas por los dirigidos por el salteño Pablo Kosiner.

El megadecreto seguirá vigente pero si el Senado sanciona las leyes sustitutas quedará en el olvidos, porque su contenido es reemplazado y eliminado en algunos casos, como los embargos a las cuentas sueldas o los fideicomisos de Anses. El kirchnerismo además quería votar en contra del DNU para dejarlo a tiro de su eliminación, pero sólo lo apoyó el massismo.

 

Advertisement