Arzuaga: “En este contexto en el que nadie tiene laburo, cada licitación es una carnicería”

El referente de la delegación chaqueña de la CAC, se refirió a la crisis que atraviesa el sector de la construcción en tanto que se sostienen aún con programas de 2015 que están próximos a concluir y sin perspectivas de nuevas líneas. En relación a la obra privada, Jorge Arzuaga aseguró que “prefieren poner a plazo fijo o comprar las lebacs". “Hay desesperación por laburar”, expresó.

Foto: ilustración

El referente de la Cámara Argentina de la Construcción, Jorge Arzuaga se refirió a la situación que atraviesa un sector al que reconoce golpeado por la crisis. Aseguró que quienes continúan trabajando, “que no somos todos”, continúan con “algún plan de la gestión anterior, de 2015, que estamos tratando de terminarlo”. No obstante ello, aseguró que las certificaciones, “que normalmente deberían ser del 8% o 7% mensual, las estamos haciendo en un 2%, en 1,5%. Ahí lo venimos llevando despacito porque es imposible parar. Una obra parada es difícil para reiniciar y hay otros que han parado”.

Advertisement

En cuanto a los precios, para sostener lo cerrado en 2015, explicó que hubo una primera adecuación, “en base a os problemas que había con los precios. No se olvide de los valores del dólar. Entonces hubo como un corte en marzo de 2016 y se puso un número. No era un número con el que estuviéramos totalmente de acuerdo pero si nos poníamos a laburar en marzo para terminar la obra en seis meses estaba bien”, manifestó.

En su caso particular, señaló que en marzo de 2017 recién pudo “recibir algo de la diferencia que quedaba en el precio. Y ahí arranqué con el precio que ya tenía una año de atraso”, comentó.

“Es el mismo problema de siempre. Por más que esta gente diga que esto va a cambiar, que va a ser distinto, no lo lograron. Seguimos trancado y no tenemos un sistema de redeterminación que sea automático. No es que hay un salto en los precios del 5% en el INDEC y entonces se actualizan los precios”, cuestionó.

Estimó que las obras de viviendas que se estarían terminando en Chaco, vinculadas al Estado, superan las 2000. “Se están terminando, son las que venían de antes, de los programas viejos. No hay programas nuevos”.

Habló de expectativas nulas en cuanto a nuevos programas o algún impulso que fortalezca el sector. Y en cuanto a la obra privada, aseguró: “prefieren poner a plazo fijo o comprar las lebacs”.

Sobre otras obras que no sean necesariamente viviendas, afirmó: “Educación venía muy bien con el tema de las escuelas. Inclusive hubo licitaciones en diciembre, algunas licitaciones nacionales. Los Jardines de Infantes, después de una gran lucha y después de haber pegado la cabeza contra la pered el Estado, terminó atomizando y dividiendo las grandes obras que había organizado, con mucha gestión de Cámara central también y por presión de las provincias”.

“En este contexto en el que nadie tiene laburo, cada licitación es una carnicería. Licitaciones en las que no podés presentarte por menos de 15% arriba del presupuesto inicial porque te aparece un tipo que presenta -20% abajo del presupuesto inicial y es por la desesperación por laburar”, aseguró el dirigente.

 

Advertisement
Compartir